El pleno de la Cámara de Diputados aprobó reformas a la Constitución para crear la Unidad de Medida y Actualización (UMA), a fin de desvincular el salario mínimo como unidad de cuenta, base, medida o referencia económica actualmente utilizada por las leyes federales, estatales y del Distrito Federal, y por todas las disposiciones jurídicas emanadas de las mismas.

Con base en las iniciativas del presidente Enrique Peña Nieto y de legisladores de todos los partidos políticos, se determinó otorgar al INEGI la facultad de establecer el valor de la referida UMA, tomando como base la inflación. La minuta se envió a la Cámara de Senadores para su eventual ratificación o modificación.

Los cambios al artículo 26 establecen que las obligaciones y supuestos previstos en los distintos ordenamientos jurídicos que se denominen en UMA, se deberán solventar entregando su equivalente en moneda nacional con la finalidad de respetar la utilización del peso como única moneda de curso legal en el territorio nacional.

Se establece además un plazo de un año para que las autoridades competentes federales, del Distrito Federal, estatales y municipales realicen las adecuaciones que correspondan en las leyes y ordenamientos de su competencia, a fin de eliminar las referencias al salario mínimo como unidad de cuenta.

La reforma pretende evitar que los saldos en moneda nacional de los créditos de vivienda otorgados por el Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit), el Fondo de Vivienda del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (Fovissste) u otras instituciones del Estado dedicadas al otorgamiento de crédito para vivienda, se actualicen a una tasa que supere la inflación.

Ello, a fin de proteger el ingreso de los trabajadores, evitando que potenciales aumentos al salario mínimo por encima de la inflación incrementen de manera desmesurada el saldo de sus créditos a la vivienda.

[email protected]