Montreal, Can. Existe un margen de maniobra para fortalecer las reglas de origen en algunas partes automotrices dentro del proceso de renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), afirmó Oscar Albin, presidente de la Industria Nacional de Autopartes (INA).

Albin acotó que la INA se opone a establecer reglas de contenido por país, como lo ha propuesto Estados Unidos, y consideró complicada la trazabilidad de materiales, la cual consiste en identificar el origen y las diferentes etapas del proceso de producción de bienes del sector.

“En automóviles es difícil que haya margen de maniobra y, si se pudiera hacer algo, sería en algunas autopartes”, comentó.

Estados Unidos pidió en la cuarta ronda de negociaciones que los automóviles importados por Estados Unidos desde México y Canadá tengan 50% de contenido estadounidense y 85% de contenido de los tres países, además de que se obligue al rastreo del origen de 100% de las piezas.

“No sabemos qué tan sensible puede estar Estados Unidos en aceptar algunas propuestas que no tenga que ver con materiales, por ejemplo, con investigación y desarrollo y los cambios de fórmulas”, agregó Albin, quien participa en el llamado Cuarto de Junto, un mecanismo creado para el diálogo directo entre la Secretaría de Economía y los sectores productivos de México.

Se espera que en la sexta ronda de negociaciones, a desarrollarse del 21 al 29 de enero, se comiencen a definir posibles cambios en el contenido relacionado con el sector automotriz en el TLCAN, uno de los asuntos de mayor confrontación entre los tres países de la región.

“Estamos esperando que en esta ronda se abra un poco más de diálogo, que haya mayor flexibilidad de todas las partes y que tengamos un acercamiento más real”, dijo Albin.

Una fuente informó que la posición de la industria de ensamble de autos se mantiene inalterada con respecto a su negativa de cambiar las reglas de origen para el armado de vehículos automotores.

La Asociación de la Industria Automotriz de México (AMIA) se opone al cambio de reglas de origen en el sector y destacó que sus contrapartes de Estados Unidos y Canadá coinciden plenamente en ello.

Para la Auto Alliance, no es posible cambiar simplemente la producción de México a las plantas de ensamblaje automotriz existentes en Estados Unidos sin incurrir en costos y demoras.

Las reglas de origen vigentes en el TLCAN son de 62.5% para automóviles, camiones ligeros, motores y transmisiones, y de 60% para todos los demás vehículos y partes de automóviles.

Las reglas de origen se refieren al criterio pactado en un tratado de libre comercio para definir cuándo un bien es considerado originario (por su nivel de contenido regional) para gozar de las preferencias arancelarias.

Hasta ahora, no se han difundido públicamente detalles sobre la propuesta estadounidense de aumentar el contenido estadounidense y regional en el sector automotriz, lo que han pedido tanto México como Canadá.

[email protected]