De cara al nuevo gobierno que encabezará Andrés Manuel López Obrador, la industria automotriz demanda: el fortalecimiento del mercado interno, mejorar el entorno de negocios, acceso a los mercados internacionales y mejores incentivos fiscales que promuevan mayor inversión en investigación y desarrollo de tecnología.

La Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores, Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones y la Industria Nacional de Autopartes elaboraron un documento base para gestionar la agenda en periodo de transición, evaluar lo hecho hasta el momento y tener un “mapa de navegación” con autoridades gubernamentales

En el marco del evento: Diálogo con la industria automotriz 2018-2024, Eduardo Solís Sánchez, presidente Ejecutivo de la AMIA, dio como referencia que en el 2017 esta industria contribuyó con 2.9% del PIB nacional y 18.3% del manufacturero.

En el periodo 2000-2017, el sector automotor recibió 60,677 millones de dólares de Inversión Extranjera Directa; la fabricación de partes para vehículos automotores 36,228 millones de dólares y la fabricación de automóviles y camiones atrajo un total de 20,775 millones de dólares.

Como parte de las líneas de acción y políticas públicas sugeridas para fortalecer el desarrollo del sector, se plantea que, para fortalecer el mercado interno, es necesario promover la venta de vehículos nuevos por la vía del financiamiento o incentivos fiscales; ajustes a la normatividad aplicable a vehículos en circulación y autopartes; modernizar el parque vehicular en circulación a través de programas de chatarrización; mantener medidas de control en la importación de vehículos usados y mediante políticas públicas el uso de vehículos híbridos o eléctricos.

Para mejorar el clima de negocios, la industria pidió, entre otras cosas, mayores niveles de seguridad para el transporte de vehículos y autopartes en las carreteras y vías de ferrocarriles nacionales. Transparencia, combate a la impunidad y la corrupción.

Además, sustituir el Registro Público Vehicular garantizando una plataforma eficiente en donde el gobierno sea el responsable de las estadísticas de venta de vehículos, por la vía del emplacamiento.

Para las negociaciones comerciales, mantener, defender y revisar los acuerdos comerciales actuales. Negociar nuevos acuerdos que permitan diversificar las exportaciones.

Los industriales advirtieron que las negociaciones del Tratado de Libre Comercio con América del Norte (TLCAN) son “fundamentales”.

En el plano de investigación y desarrollo, crear incentivos fiscales competitivos a nivel mundial para el desarrollo e investigación (apoyos multianuales), creación de un fondo de recurso destinado específicamente a la industria automotriz y reforzar la interacción y vinculación con los centros de investigación.

“La industria vive una etapa en que, si no nos subimos a desarrollo tecnológico, en 10 años no vamos a producir las autopartes que los nuevos tipos de vehículos van a requerir, necesitamos involucrar al gobierno de México e ir de la mano con iniciativa privada”, dijeron.

cjescalona@eleconomista.com.mx