Australia lanzó este miércoles una acción judicial contra Volkswagen y su filial Audi en el país por el fraude en el sistema de medir las emisiones contaminantes.

La autoridad australiana del consumo y la competencia (ACCC) acusa a Audi de haber instalado un software trucado en sus coches que manipulaba los tests de gases contaminantes para que las emisiones de óxidos de nitrógeno parecieran inferiores a las reales.

Según la ACCC, Ausdi Australia puso en el mercado hasta 12,000 vehículos trucados y acusa a su compañía matriz Volkswagen de haber diseñado y proporcionado los motores.

"Consideramos que la instalación del software (...) viola la ley australiana de consumo", dijo el presidente de la ACCC, Rod Sims, que reclama compensaciones económicas y un cambio en la publicidad de la marca.

Los vehículos de la marca Skoda (propiedad de Volkswagen) también se vieron afectados por el fraude pero la ACCC los dejó fuera del proceso judicial porque el volumen de ventas es mucho menor.

El escándalo de los motores trucados, el llamado 'dieselgate', estalló en septiembre del 2015 cuando Volkswagen admitió la instalación del software en 11 millones de vehículos diésel vendidos en todo el mundo.

erp