Aún hay que echar a andar muchas reformas en Pemex, antes de pensar que dejó de ser el punto más débil de las cuentas fiscales de México, dice el director adjunto para el departamento que da seguimiento a la situación de nuestro país en el Fondo Monetario Internacional (FMI), Robert Rennhack.

Tienen aún que poner en marcha las medidas de recorte al gasto y conocer los activos que Pemex puede vender para ir mejorando su situación fiscal , expuso.

Entrevistado por El Economista, detalla que el recorte que hizo el Fondo a los pronósticos del Producto Interno Bruto (PIB) para México, para este y el año entrante, suponen el impacto de una mayor caída de la producción de petróleo y la recuperación de la economía de Estados Unidos menos dinámica respecto de lo esperado.

La semana pasada, el FMI redujo sus expectativas de crecimiento para México de 2.6% a 2.4% para el 2016 y de 2.9% a 2.6% para el próximo año.

¿Las medidas de apoyo fiscal a Pemex podrían elevar la deuda pública de México?

Al trasladarse formalmente el pasivo de las pensiones de Pemex a las cuentas públicas, se transparenta la información, sin que cambie con ello el tamaño de la deuda. Simplemente están midiendo mejor los pasivos públicos y tienen un plan de acumular derechos de provisión, lo que está mejorando la posición fiscal futura. No cambia con ello el tamaño de la deuda, simplemente se transparentan las cuentas públicas.

¿Será el gasto público un punto de preocupación acerca de México?

El gobierno mexicano ha dicho que tiene la meta de bajar el déficit global de 4.1% del PIB que registró en el 2015 a 2.5% en el 2018. Y será muy importante que cumplan su compromiso porque ello otorgará credibilidad y certeza al rumbo fiscal del país.

Por otro lado, ya anunciaron que van a ajustar el gasto necesario para llegar a la meta porque los ingresos van bien. Es lo más importante y están haciendo reformas importantes a Pemex, que es el punto más débil de las finanzas públicas.

¿Tienen alguna recomendación para México o un punto de alerta en el tema fiscal?

Ninguna. Hay que mantener el ritmo de la política fiscal, monetaria y cambiaria. Hay un compromiso fuerte de Banxico para mantener esta línea, pero es importante seguir el compromiso de bajar el déficit fiscal a 2.5% en el 2018 y sanear Pemex, que sí es el punto débil de las finanzas públicas.

Reservas, buen colchón

¿Cómo ven ahora la posición de la Reserva de Banxico?

Las reservas están arriba de los 170,000 millones de dólares, y si se suma esta cifra a la Línea de Crédito Flexible que tienen abierta en el FMI, de 65,000 millones de dólares, pues queda un colchón de reservas que está bien.

El Banco de México intentó suavizar las fluctuaciones del mercado cambiario y usó las reservas para ese propósito. Lo que tiene todo el sentido.

¿Por qué no se ha completado en México un traslado de la depreciación cambiaria a la inflación?

Hay mucha credibilidad del Banxico y eso es lo que ayuda a minimizar el pass-through del tipo de cambio a la inflación. Además, también están los efectos de las reformas estructurales.

Presentan las opciones que abre la reforma

Pemex busca generar confianza entre inversionistas en Nueva York

El director general de Petróleos Mexicanos (Pemex), José Antonio González Anaya, acompañado del secretario de Hacienda y Crédito Público, Luis Videgaray, sostuvo durante dos días reuniones en Nueva York con inversionistas, analistas y directivos de instituciones financieras, a fin de refrendar las perspectivas económicas de la empresa y mostrar las oportunidades de inversión en el país derivadas de la reforma energética.

En su gira de trabajo, González Anaya sostuvo reuniones con directivos de las calificadoras Standard and Poor’s, Moody’s y Fitch, así como con las entidades financieras Goldman Sachs y JPMorgan, buscando refrendar la relevancia que Pemex juega para el desarrollo de la economía del país.

Asimismo, dio a conocer que a la par del ajuste presupuestal de 100,000 millones de pesos o 20% de su presupuesto original realizado, Pemex trabaja en el diseño e implementación de una estrategia de alianzas y asociaciones que, ante la caída de los precios del crudo a nivel mundial, eleven la rentabilidad de las operaciones de la empresa petrolera.

En el segundo día de su gira en la ciudad estadounidense, el director general de Pemex y el secretario de Hacienda tuvieron dos encuentros con inversionistas enfocados en América Latina, en los cuales se ratificó el respaldo financiero del gobierno federal a Petróleos Mexicanos mediante la inyección de liquidez a la empresa por un monto de 73,500 millones de pesos y la reducción de su carga fiscal, que se verá reflejada este 2016, hasta por un monto de 50,000 millones de pesos. (Karol García)

[email protected]