El presidente Enrique Peña Nieto se congratuló por el incremento de 8.32 pesos al salario mínimo diario acordado por los factores de la producción, porque, aseguró, “no se trata de un ajuste menor’’; el aumento aplicará a partir del 1 de enero del 2018.

“A partir de un trabajo formal queremos que más mexicanos gocen plenamente de sus derechos y que estén mejor protegidos ante situaciones que puedan afectar su economía familiar, pero también queremos que su trabajo se traduzca en una remuneración digna y justa”.

“Por eso celebro que esta mañana (ayer) el consejo de representantes de la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos haya decidido incrementar el salario mínimo de 80.04 pesos a 88.36 pesos. No se trata de un ajuste menor”.

Sobre todo, dijo, si se considera que cuando inició su gobierno, en el 2012, el salario mínimo era de 60 pesos diarios.

Desde la residencia oficial de Los Pinos, ante líderes de sindicatos de trabajadores, empresarios, gobernadores y funcionarios de su gabinete legal y ampliado, el titular del Ejecutivo federal explicó que, con dicho aumento, en los últimos cinco años el salarió mínimo ha tenido una recuperación de 20% en términos reales, o de 45% en términos nominales, lo que no había ocurrido desde hacía más de 30 años. Los presentes aplaudieron fuerte sus palabras.

El incremento contrasta drásticamente, abundó, con la pérdida del poder adquisitivo justamente inverso: de 21% en términos reales, registrado en los 18 años de las tres administraciones federales pasadas.

En su turno, Enrique Solana Sentíes, presidente de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo, quien habló en representación del sector privado, reconoció el empeño del gobierno federal por impulsar las reformas estructurales, que han dado un rostro de mayor modernidad al país.

“Nos congratulamos también de los avances significativos en la recuperación del poder adquisitivo de los salarios. En todo el periodo del presidente Peña Nieto hemos venido recuperando de manera consistente, aunque muy prudente, el poder adquisitivo de los salarios mínimos”.

Carlos Aceves del Olmo, secretario general de la Confederación de Trabajadores de México, dijo que con el incremento al salario mínimo “se hace historia” porque se venía trabajando en el tema desde mucho.

“Aterrizan resultados que muchos no creíamos que se fueran a dar porque había pasado mucho tiempo planeándose, y no llegábamos a ningún acuerdo”.

En México, afirmó, nadie en su sano juicio cree que con 80.04 pesos puede vivir una persona con dos hijos y esposa.

Y llamó a desaparecer el salario mínimo, y cambiar el concepto por el de salario remunerador, como mandata la Constitución.