Dallas.- Miles de vacacionistas mexicanos han abarrotado ya los comercios y centros turísticos de las comunidades del sur de Texas, en un número mayor al registrado el año pasado, de acuerdo con reportes preliminares de autoridades y comerciantes.

Los vacacionistas del país latinoamericano buscan aprovechar un favorable tipo de cambio peso-dólar que les da más poder de compra en ciudades como McAllen, San Antonio, Brownsville, Laredo y Houston, y en destinos de playa como la Isla del Padre y Corpus Christi.

En las últimas semanas el peso mexicano se ha fortalecido de manera constante frente al dólar, cotizándose a 11.63 por dólar el miércoles, de acuerdo con el Banco de México.

Jesús Cañas, economista del Banco de la Reserva Federal de Dallas, dijo que los mexicanos obtendrán más por su dinero en esta primavera, aunque el peso no recuperará aún el valor previo de alrededor de 10.50 por dólar que tenía en septiembre de 2008 al inicio de la recesión.

Antes de la crisis (financiera mundial), el tipo de cambio peso-dólar era aún más fuerte de lo que es hoy. Es probable que se observe un incremento de las ventas al menudeo, pero no a niveles sin precedentes , señaló el economista.

El periodo vacacional de Semana Santa representa una importante porción de las ventas que realizan los comerciantes fronterizos durante el primer semestre del año, además de una significativa derrama para hoteles y restaurantes.

En Laredo, Brownsville, El Paso y otras comunidades a lo largo de la frontera con México, los comerciantes dependen tradicionalmente de los consumidores mexicanos para realizar entre 30 y 50 por ciento de sus ventas.

Funcionarios de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza indicaron que desde el pasado lunes comenzaron a crearse largas filas en los cruces internacionales con miles de automovilistas que se dirigen a Texas.

Donald Wearden, quien dirige la oficina de turistas y visitantes de The Shops at La Cantera y North Star Mall, los dos principales centros comerciales de San Antonio, Texas, dijo que los comerciantes al menudeo tienen la esperanza de que tendrán un alto flujo de clientes provenientes de México durante este periodo vacacional.

Para satisfacer la demanda durante las vacaciones de Semana Santa, la compañía Aeroméxico colocó en forma temporal dos vuelos adiciones en la ruta entre San Antonio y la Ciudad de México, que comenzaron a operar el 16 de abril y dejarán de hacerlo el 1 de mayo.

San Quandt, director de la Oficina de Convenciones y Visitantes de la Isla del Padre, uno de los principales balnearios de Texas, dijo que los mexicanos provocan que la Semana Santa sea el tercer periodo de más visitantes en ese lugar luego del spring break y de las celebraciones del fin de semana alrededor del 4 de julio.

Quandt señaló que este año todos los indicadores apuntan a un fuerte periodo de Semana Santa.

Desde el martes, los estacionamientos de las decenas de los condominios de múltiples pisos a lo largo de las playas de la isla se observaban llenos de automóviles con placas mexicanas, sobre todo del norteño estado de Nuevo León.