Durante el 2013, las armadoras automotrices instaladas en México diversificaron mercados y uno de los nichos en donde la manufactura mexicana aumentó su presencia fue en China, al presentar crecimiento anual de 113.8%, con respecto al año previo.

De acuerdo con la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), México vendió a los chinos 21,853 vehículos más en el 2013 comparado con el 2012, con lo cual ya ocupa el séptimo mercado más importante en envíos de autos al mundo.

Así, mientras en el 2012 China compró 19,207 vehículos ensamblados en México, el año pasado importó 41,060 autos.

En el 2012, nuestro país embarcó 46,640 vehículos a Asia, el año pasado lo hizo con 67,891 unidades, de las cuales China posee más de 50% de las exportaciones mexicanas; le sigue Japón y los Emiratos Árabes Unidos.

Hasta septiembre del 2013, las exportaciones mexicanas de automóviles a China ascendieron a 1,020 millones de dólares.

Aunque Estados Unidos se mantiene como el principal importador de vehículos mexicanos, al concentrar 68% de las ventas externas, México ha diversificado sus exportaciones hacia otras regiones como Asia y África, que han incrementado la compra de vehículos, dijo Eduardo Solís, presidente de la AMIA.

Sin duda, apostó, el inminente Acuerdo de Asociación Transpacífico tiene el reto de beneficiar las exportaciones de vehículos ensamblados en México en el mercado asiático.

El crecimiento de las exportaciones hacia China se compensa, luego de que Brasil principal mercado de envíos a Latinoamérica limitó las exportaciones mexicanas desde el 2012.

La demanda de autos mexicanos en Brasil cayó 22.9% durante el año pasado, al pasar de 178,154 vehículos durante el 2012 a 137,443 unidades, lo cual no se revertirá hasta el 2015, cuando concluya el plazo que se dio el país sudamericano para fortalecer su mercado interno a través de fijar cuotas de exportaciones.

[email protected]