En el 2017 cerraron 6,700 tiendas físicas minoristas en Estados Unidos, producto del uso de la inteligencia artificial y de la computación; sin embargo, el comercio de retail físico está en auge, explica el empresario estadounidense Peter Diamandis en su estudio el “Futuro del retail”; en el cual advierte que las tiendas minoritas que sobrevivan evolucionarán al e-commerce, las cuales aprovechan la nueva tendencia de los consumidores de buscar experiencia de compra en los centros comerciales, no sólo buscan productos.

“El Internet de las cosas, la inteligencia artificial y la computación mejoran exponencialmente la experiencia personal del consumidor”, menciona.

Ante esta tendencia del comercio minorista, augura una bonanza para el comercio electrónico, pues proyecta que el número de personas conectadas crecerá a 8,000 millones de personas en el 2024, desde 3,800 millones del 2017, esto gracias a los satélites 5G estratosféricos y espaciales.

Registra también que en Estados Unidos las ventas minoritas en línea representaron 10% de las ventas del comercio electrónico que en el tercer cuatrimestre del 2017 representaron 115,000 millones de dólares en Estados Unidos.

En tanto que, al comparar las ventas mundiales en línea, 1,500 millones de personas gastaron 1.8 billones de dólares; es decir, 20% de la población mundial en el 2016.

Peter Diamandis sostiene que las tiendas de retail que no sucumban a las nuevas tendencias tecnológicas evolucionarán de un modelo centrado en el producto a otro basado en la experiencia, pues aprovecharán la impresión de inteligencia artificial, realidad virtual, realidad aumentada y 3D como los gigantes del comercio electrónico