Uno de los vehículos que me marcaron fue el Audi TT. Lanzado en 1998 recuerdo que fue todo un acontecimiento a nivel industria debido a su atrevido y propositivo diseño que dio como resultado un estilo nunca antes visto y del que todo el mundo habló. La perfecta integración de los cuadros óptimos delanteros y traseros, la corta altura del habitáculo y la línea curva continua del frente a la zaga fueron los principales destellos que le dieron su fulgor característico.

Hoy, esta tercera generación muy probablemente pase a la historia pues los vientos de cambio apuntan hacia la electrificación en donde dificilmente tendría cabida en una etapa inicial de la nueva era de la movilidad. Todo esto sin mencionar el hecho de que los deportivos utilitarios tienen una gran demanda en la actualidad y que la rentabilidad obliga a centrar recursos en el desarrollo de los productos de mayor demanda.

A media vida

El TTS de esta página pertenece a la tercera generación; la primera estuvo vigente 8 largos años. La creciente rivalidad en su segmento orilló a Audi a darle un tono más serio y agresivo a su idea.

Por ello notarás una fascia delantera con elementos muy agresivos como las tomas en sus costados, una enorme parrilla tipo panal, las cuatro puntas del sistema de escape o los canales de la defensa trasera para conducir el aire proveniente del eje trasero.

Engaña

El habitáculo, pensado para 4 ocupantes en realidad puede albergar a dos ya que las plazas traseras son demasiado pequeñas, incluso para infantes. Resulta de lo más gratificante la posición de manejo pues ambos asientos permiten una posición muy cercana al piso y a eso se suma una sensación envolvente por parte del auto gracias a la amplitud del ancho del vía de cada eje.

La sujeción de las butacas es idónea para conducir a un buen ritmo y no deslizarse en ellas pero sin ser tan intrusivas que terminen siendo molestas en viajes de largos trayectos.

 

 

Emoción a la alemana

El Audi Drive Select es el responsable de que el TTS pase de una personalidad relajada a la de un velocista pues tanto la dirección y los amortiguadores se hacen más rígidos mientras que el motor responde más rápido al acelerador y la transmisión hace cambios en menor tiempo llevando el régimen de giro al límite.

Conclusión

Un auto equilibrado cuya facilidad para transformarse lo hace ideal para circular sin sobresaltos o proveer de la adrenalina que solo un coupé deportivo puede transmitir.

Ficha técnica

Motor: 4 cil, 2 l, TFSI

Potencia: 286 hp

Torque: 280 lb - pie

Transmisión: S-Tronic 7 vel.

0 – 100 km/h: 4.7 segundos

[email protected]