Los tres negociadores del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) propusieron establecer una nueva agenda para incrementar la competitividad de la región, con nuevos acuerdos en migración, energía y seguridad.

Los cambios fueron sugeridos por Jaime Serra Puche (México), Carla Hills (Estados Unidos) y Michael Wilson (Canadá), quienes participarán el 4 de febrero en un foro en la ciudad de México organizado por el Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales (Comexi) con motivo de los 20 años del tratado que crearon.

Tenemos que llegar a un acuerdo de colaboración con Estados Unidos y Canadá, para armar un esquema de política energética que haga competitiva a la región , dijo Serra Puche, presidente de SAI Consultores.

Su posición fue compartida por Wilson, ahora presidente del banco británico Barclays Capital, quien destacó la reciente reforma en México y refirió que Estados Unidos y Canadá establecieron en el 2009 un diálogo sobre energía limpia , enfocado a la eficiencia en el sector, captura y depósito de carbón, red eléctrica e investigación y desarrollo.

Los tres países pueden y deben trabajar juntos para desarrollar recursos no convencionales responsablemente, construir y mantener infraestructura energética y promover altos estándares de eficiencia de energía , planteó Wilson, en un ensayo en la revista Foreign Affairs de enero-febrero.

Otras de sus ideas consisten en que las tres naciones deben hacer común la causa de la seguridad , especialmente en el narcotráfico y otros crímenes transnacionales, y reforzar las acciones trilaterales en pandemias.

Hills, quien se desempeña como presidenta de Hills & Company International Consultants, destacó que las negociaciones del Acuerdo de Asociación Transpacífica (TPP, por su sigla en inglés) ofrecen una oportunidad para regular nuevos asuntos entre los tres países, como telecomunicaciones, comercio electrónico y armonización de reglas de origen.

Actualmente operan ocho acuerdos comerciales bilaterales entre Estados Unidos, México y Canadá, y otros participantes del TPP que fueron negociados después de la entrada en vigor del TLCAN.

Estos ocho acuerdos tienen diferentes reglas de origen, regulaciones aduanales y otros trámites aduanales fronterizos, que añaden costos y complejidad para las exportaciones e importaciones, lo cual podría ser tratado en el TPP , dijo Hills a mediados de enero a legisladores estadounidenses.

Serra expuso además que se requiere un acuerdo trilateral de movimiento de mano de obra, porque la pirámide poblacional de México es muy distinta a la de Estados Unidos y Canadá, y coordinar las negociaciones entre los tres en los temas laborales, ambientales y de salvaguardas en el TPP.

[email protected]