Antes de que comience la veda electoral en marzo, dos nuevos proyectos de ensamble de automóviles serán anunciados en México, con una inversión conjunta de 2,300 millones de dólares, de acuerdo con fuentes del sector automotriz.

Ford invertirá 1,300 millones de dólares para ampliar su planta de estampado y ensamble de Hermosillo, Sonora, y hacer ajustes dirigidos a la fabricación del nuevo Fusion y el Lincoln MKZ, lo que generaría alrededor de 1,000 nuevos empleos directos.

A su vez, Chrysler -en alianza con Fiat- desembolsará alrededor de 1,000 millones de dólares del 2012 al 2013 para construir una nueva planta en Derramadero, Coahuila, donde se armará una van Fiat que utilizará la plataforma de la Ducato.

INVERSIONES QUE YA ANUNCIARON

Ambas divulgaciones ocurrirían luego de que, apenas a finales de febrero, Nissan informara que construirá, en el estado de Aguascalientes, su tercera fábrica de automóviles en México, con una inversión de 2,000 millones de dólares.

Ford destinaría parte de la nueva inversión a construir una planta de motores diésel, el lanzamiento de un nuevo motor y la creación de un centro de ingeniería.

Otro anuncio planeado para las próximas semanas es el arranque de la construcción de la nueva fábrica de Honda en Celaya, Guanajuato, para la cual la empresa destinó una inversión de 800 millones de dólares. La automotriz japonesa espera iniciar la producción en el 2014.

Tras haber sufrido en la crisis del 2008-2009 una debacle que llevó a paros parciales de muchas de sus plantas, el sector automotriz de México resurgió impulsado por sus exportaciones, que han batido récord, y por el repunte de su mercado interno, que aún no alcanza sus niveles máximos.

La agenda está centrada en encontrar mecanismos que permitan un mayor crecimiento de las ventas internas , dijo Eduardo Solís, presidente de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz.

Con todo, en el primer semestre del 2011 México se ubicó como el quinto exportador mundial automotriz, una posición más frente al 2010.

Carlos Guzmán, director de ProMéxico, puso énfasis en que el país se debe enfocar en aumentar el valor agregado de la industria automotriz, dado que la gran mayoría de las principales ensambladoras del mundo ya están instaladas en el país.

Requerimos más empresas proveedoras directas de las ensambladoras y de otras empresas que le vendan, a su vez, a esas proveedoras , comentó Guzmán.

rmorales@eleconomista.com.mx