Varias automotrices reportaron el martes ventas mayores a lo esperado durante mayo en Estados Unidos y las gigantes de Detroit dijeron que operarán en el verano boreal, cuando suelen cerrar, para reabastecer inventarios, gracias a un repunte de la demanda tras las paralizaciones por el coronavirus.

El sector automotor estadounidense reabrió las plantas de montaje luego de los cierres. Las compañías que reportaron sus ventas de mayo dijeron que vieron señales de una recuperación de la demanda de los consumidores.

Toyota informó que sus ventas generales en Estados Unidos cayeron cerca de un 26% en mayo, pero que la demanda minorista repuntó a un 86% de los niveles de mayo del 2019, por sobre lo esperado por la compañía. Las ventas minoristas casi se duplicaron respecto a abril.

Hyundai dijo que sus ventas generales en Estados Unidos cayeron un 13% en mayo, pero el porcentaje fue significativamente mejor que el descenso de 33% de la industria proyectada por Cox Automotive. El fabricante surcoreano citó un aumento de un 5% de las ventas minoristas. General Motors dijo que seguirá ensamblando vehículos en la mayoría de sus plantas nacionales “para cubrir el fortalecimiento de la demanda de los consumidores”, en lugar de realizar su tradicional cierre de dos semanas por el verano boreal.