La crisis financiera mundial del 2008 obligó a las empresas automotrices que operaban en México a diversificar sus mercados, al pasar de 15% de las exportaciones a mercados diferentes a Estados Unidos, a 36% de participación en el 2011, con el fin de ampliar el abanico, mas no sustituir mercado, afirmó Luis Lozano, especialista automotriz de la consultoría Pricewaterhouse Coopers (pwc) México.

La diversificación de las compañías automotrices surgió por la necesidad de ampliar horizontes de nuevos negocios simultáneos para mitigar los riesgos de exportar a un destino único, con lo que las regiones que están ganando importancia para la exportación de vehículos mexicanos son América Latina, África, Asia y Europa, mientras que Canadá está en segundo lugar entre los países que reciben vehículos fabricados en México, detalló el especialista en el estudio Doing business in México 2011. The automobile industry , elaborado por pwc.

No obstante, aclaró que la estrategia de los fabricantes de automóviles de México es de diversificación y no de remplazo de una estrategia de mercado, puesto que no hay ninguna intención de descuidar el mercado estadounidense, que siempre será el más importante para México .

Durante la crisis del 2008, México tuvo una caída de 28% en producción y exportación de vehículos, una de las más críticas.

Es evidente que los grandes fabricantes de Estados Unidos, Europa y Asia que operan en México ya no van sólo a los mercados del TLCAN, sino que ahora buscan atacar los mercados en América Latina, Europa y Asia desde la plataforma de exportación mexicana , sostuvo Luis Lozano.

Agregó que la crisis dio una lección muy dura para los fabricantes y para todas las cadenas de valor de automóviles y vehículos comerciales, por lo que más empresas automotrices han incorporado nuevos modelos industriales y de tecnologías.

lgonzalez@eleconomista.com.mx