El ministro de Turismo de Brasil, Vinicius Lummertz, se entusiasma al relatar los proyectos que tiene junto a su par argentino, Gustavo Santos, para que ambos países se transformen en un único destino para turistas de países lejanos. Acaban de firmar un memorando de entendimiento para crear sinergia en la promoción de intercambios turísticos con países de Asia, especialmente China, en el marco de la 18ª Cumbre Global del Consejo Mundial de Viajes y Turismo que se realiza en Buenos Aires.

En diálogo con El Cronista, Lummertz dijo estar seguro de que “el retraso crónico que tienen Brasil y Argentina sólo se puede superar con esfuerzos conjuntos, dando un salto en la calidad de los servicios y ganando productividad”. Según el funcionario, en ese objetivo, el turismo es un motor de toda la economía.

—¿Cuáles son las prioridades para ambos países en este trabajo conjunto que están comenzando?

Compartimos dos prioridades. Una es atraer turistas de destinos lejanos, ahora de China, pero también estamos en conversaciones con India, dos mercados enormes. Y por otro lado, queremos seguir incrementando el turismo bilateral.

—¿Qué aporte hacen los gobiernos y cuál hacen los empresarios del sector?

En cuanto a los destinos lejanos, desde los gobiernos estamos creando las condiciones para que sea posible crecer en esa materia. Planeamos cambios que permitan derribar las barreras de flujo de turistas. La flexibilización que logró Argentina en la entrega de visas para chinos hizo que se duplicara la llegada de turistas de ese país, según dijo el ministro Santos.

Hoy llegan más chinos que italianos a Argentina. En Brasil no prosperó la misma metodología, pero estamos trabajando en otra forma de facilitar su ingreso, como las visas electrónicas, que ya nos dio resultado para otros países como Canadá o Australia. Por el lado empresario, es necesario marchar juntos. Habrá inversiones y el gobierno facilitará las condiciones. Estamos en la zona con mayor potencial natural del mundo para desarrollar. El turismo no es un sector, pensado con la verticalidad que tiene, por ejemplo, la industria automotriz. El turismo es una dimensión, multidireccional y con impacto en toda la economía.

Hoy uno de cada cinco empleos es generado por el turismo.

—¿Cuándo comenzará a sentirse el resultado de esta acción conjunta?

En mayo estaremos juntos ambos países en la feria ITB en China. Visitaremos cuatro de las principales ciudades de ese país para comenzar por promocionar las cataratas de Iguazú, que es el principal destino binacional. Se mueven 130 millones de turistas chinos por el mundo y creemos que podríamos llegar a recibir más de 1 millón.

—¿Los operadores de turismo chinos están comprometidos en esta cooperación?

Mucho. En breve traeremos en una misión de negocios a los mayores 20 operadores de ese país, entre ellos Alibaba. Eso dará un gran impulso.

—La política de cielos abiertos ¿contribuye a ese desarrollo?

Los presidentes de ambos países hacen un buen trabajo en ese sentido. Con mayor oferta de vuelos y compañías, se amplía el mercado.

—En el intercambio bilateral turístico, ¿gana Argentina o Brasil?

Los argentinos se quedan más tiempo en mi país, pero en Argentina, los brasileños gastamos más dinero.