El gobierno argentino rechazó el balance financiero para el periodo 2010-2011 de la petrolera YPF, filial de Repsol, por considerar que la documentación no refleja ni expone adecuadamente la situación económica financiera de la compañía .

El director por el Estado nacional en YPF, Roberto Baratta, se opuso a la aprobación de las memorias y estados contables del 2011 y pidió que la empresa bloquee el pago de dividendos.

El gobierno quiere que la petrolera, con los dividendos correspondientes al ejercicio 2010 -aún no distribuidos- así como los del 2011, constituya una reserva voluntaria para inversiones, exploración y explotación de hidrocarburos en Argentina.

Contenido de la Red Iberoamericana de Prensa Económica