Tras varios amagues en los últimos dos meses, el Gobierno argentino emitió  un decreto que habilita la reapertura de los vuelos de cabotaje con limitaciones y regulaciones pero sin fecha. Pero se espera que a partir de la semana próxima puedan despegar los primeros aviones con destino a unas 18 provincias.

La habilitación es la única certeza que tienen las aéreas que operan en el mercado interno. Ante la falta de un anuncio oficial, Aerolíneas Argentinas, Flybondi y Jetsmart ya reprogramaron la vuelta de sus vuelos regulares a partir del lunes 19 de octubre, justo cuando se cumplen siete meses del decreto oficial que estableció la cuarentena y les prohibió operar. Aún desconocen cuáles será las provincias que abrirán sus aeropuertos así como las frecuencias de vuelos para poder confirmar su cronograma previsto. Estas definiciones podrían darse esta semana.

De acuerdo con el decreto, los vuelos no serán para turismo y sólo estarán habilitados a realizarlos aquellos trabajadores considerados esenciales y quienes tengan que efectuar algún tipo de tratamiento médico.

A nivel local, antes de que se desatara la pandemia, las empresas habilitadas para realizar vuelos de cabotaje eran Aerolíneas, Austral, Latam, Andes, Flybondi, Norwegian y JetSmart, pero ya en junio Latam decidió cancelar definitivamente su operatoria en el país. El resto volvería con frecuencias reducidas, que irían en aumento con el transcurso de los días. Sin embargo, algunas dudan de la demanda que tendrían con tan escaso tiempo para organizarse a partir del aviso oficial. Y volar con aviones vacíos no es una opción, advierten.