Las automotrices brasileñas se están enfrentando a la perspectiva de una abrupta caída en las exportaciones este año, debido a que la crisis en la vecina Argentina erosiona el panorama de las ventas de autos al extranjero, informó la asociación nacional de compañías del sector.

La Asociación Nacional de Fabricantes de Vehículos Automotores (Anfavea) reportó que las exportaciones cayeron 34.5% en septiembre con respecto al año anterior, con un total de 39,449 vehículos enviados al exterior; en el mismo mes, pero del 2017, la cifra fue de 60,189 unidades.

En el acumulado de enero a septiembre, la industria automotriz brasileña también reportó cifras negativas en sus exportaciones, pues éstas se contrajeron 8%, al sumar una cifra de 524,289 autos este año, mientras que en los primeros nueve meses del 2019, las exportaciones ascendieron a 569,999 unidades.

Por otra parte, la producción de automóviles en Brasil se desplomó 6.3% en septiembre frente al mismo periodo del año anterior, con un total de 223,115 unidades.

Brasil fue uno de los cinco mayores mercados automotrices hasta una reciente recesión y sigue siendo una gran base de operaciones para Fiat Chrysler, Volkswagen, General Motors y Ford Motor.

Ventas al alza

Las ventas internas de vehículos en Brasil crecieron 7.1% en septiembre en comparación con el mismo mes del año pasado, con un total de 213,339 unidades comercializadas.

“El mercado parece indiferente a la volatilidad política”, destacó el presidente de Anfavea, Antonio Megale.

En el acumulado del año, se vendieron en el país 1.84 millones de coches, comerciales ligeros, camiones y autobuses, lo que representó un aumento de 14% con respecto a los primeros nueve meses del 2017.

Proyección

El aumento de la demanda de coches y camiones en las últimas semanas llevó a Anfavea a elevar la expectativa de crecimiento del mercado interno este año de 11.7 a 13.7% en la comparación con el 2017, lo que representará un mercado de 2.54 millones de unidades.

La previsión de producción, sin embargo, quedó inalterada. La Anfavea calcula un aumento de 11.1% en la producción de vehículos este año en relación con el 2017. Según Megale, el aumento de demanda en el mercado doméstico no conseguirá compensar las pérdidas en la exportación, provocadas por la crisis en Argentina.

Fuente de empleo

Pero la recuperación de las ventas de vehículos en el mercado interior sigue ayudando a mantener el nivel de empleo en el sector. Las automotrices de vehículos cerraron septiembre con 112,800 empleados, lo que representó un alza de 3.3 por ciento. (Con información de Valor Económico y Reuters)

Se desploma 20.6% ensamble de autos en Argentina

La industria automotriz tuvo su septiembre negro. El mes pasado, la producción de autos cayó 20.6%, en términos interanuales, difundió la Asociación de Fábricas de Automotores (Adefa). Las 37,267 unidades fabricadas también representaron un retroceso de 24.5% contra los volúmenes de agosto. El motivo, reconocen fuentes del sector, fueron las suspensiones de actividad que implementaron tres de las principales terminales —General Motors, FCA (Fiat Chrysler) y Renault—, tanto por el freno del mercado local, como las menores ventas a las esperadas en Brasil, el principal destino de sus exportaciones.

En consecuencia, entre enero y septiembre, el sector acumuló una producción de 370,707 vehículos, lo que todavía marca un crecimiento (5.6%) contra igual periodo del año pasado.

Después de un agosto en el que las exportaciones habían explotado 60% interanual, en septiembre, las ventas externas desaceleraron su ritmo de expansión.

Las 23,336 unidades despachadas al exterior fueron 16.9% menores a las del mes previo y, en términos interanuales, marcaron un incremento de 13.5% contra septiembre del 2017. Así, en nueve meses, se exportaron 198,337 vehículos, un salto de 31.3% contra lo enviado entre enero y septiembre del año anterior.

Durante septiembre, las ventas mayoristas —es decir, aquellas que las automotrices hacen a sus concesionarios— sumaron 42,628 unidades. Esto representó un recorte de 18.4% contra los volúmenes entregados durante agosto y, en relación con septiembre del año pasado, equivalió a un derrumbe de 44.1 por ciento.

Los datos de septiembre confirman que, de cara al último trimestre, la perspectiva del sector no es la mejor. “Con suerte, terminaremos el año con los mismos volúmenes del 2017”, sugirió una alta fuente de la cadena de valor. La producción del año pasado había sido de 473,408 unidades, según Adefa. (El Cronista/Argentina)