El primer fin de semana del flamante gobierno de Alberto Fernández confirmó la puesta en marcha de una serie de proyectos que tendrán un impacto de magnitud en la economía.

Decretó la doble indemnización para los despidos sin causa, subió las retenciones a las exportaciones (en realidad, quitó el “techo” que tenían, lo que en los hechos implica una suba) y confirmó que la Ley de Solidaridad y Reactivación Productiva, el proyecto ómnibus que quiere que el Congreso apruebe en sesiones extraordinarias, propone un “dólar turista” con un impuesto de 30% para los gastos en el exterior (incluyendo los turísticos, pero también la contratación de servicios) y un aumento de bienes personales.

Dólar turista

El gobierno decidió avanzar en la aplicación de un nuevo “dólar turista”, con un precio más alto que el oficial y que deberá ser pagado por quienes viajen o realicen consumos fuera del país. El mismo finalmente será de 30 por ciento. Así lo confirmó el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, quien confirmó que la medida va a ser parte de la Ley de Solidaridad y Reactivación Económica que la administración de Alberto Fernández mandará al Congreso el lunes próximo.

“El impuesto a las compras en el extranjero va a ser de 30 por ciento. Es una cosa lógica, contributiva, los argentinos que tengan posibilidad de viajar al extranjero y hacer compras en el exterior, esas compras se pagan con reservas y tenemos que cuidarlas. También estamos beneficiando al turismo local”, indicó. El “dólar turista” alcanzará también a pasajes aéreos, hoteles y cualquier tipo de gasto que se realice con tarjeta en el exterior. Entre estas compras, por ejemplo, los abonos de Netflix, Spotify, Amazon o lo que fuere que se pague a un proveedor.

Doble indemnización

La reposición de la doble indemnización para despidos sin causa era otra medida de la que ya se venía hablando.

A tal punto era un “temor” de los empresarios que varias empresas habían acelerado sus planes de ajuste de planta, la mayoría de las veces con otros argumentos.

La doble indemnización es una medida que genera no poca controversia. Sus defensores sostienen que es casi la única salida seria para frenar los despidos y el aumento del desempleo en medio de la prolongada crisis económica que sufre Argentina. Sus detractores afirman en cambio que pisa las posibles intenciones de contratación de nuevos empleados y puede complicar al extremo la situación de muchas empresas, en particular pymes.

Más retenciones

El gobierno argentino subió el sábado el impuesto a las exportaciones de soya y de sus aceites y harinas derivados a 30%, y a los embarques de maíz y trigo a 12 por ciento.

Hasta el viernes, el impuesto a los envíos de la oleaginosa y de sus derivados era de cerca de 25% y el que regía sobre las ventas al exterior de cereales era cercano a 7 por ciento. (Con información de Reuters)