El Gobierno argentino lanzó el primer gran paquete de medidas que apunta a generar la reactivación de la industria, que incluye como eje central líneas de créditos por $455,000 millones (6,120 millones dólares) para la reactivación productiva de las pymes. El anuncio lo realizó el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas.

La primera línea crediticia, que se pondrá en marcha se lanzará en los próximos días y será de la más importante de esta tanda. Cuenta con el respaldo de un préstamo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) por 500 millones de dólares, mientras que las tasas de interés se moverán entre el 10% y el 24% anual, para capital de trabajo y refinanciación de pasivos. Se estima que con estos fondos se llegará a 87,000 micro y medianas empresas para que afronten el capital de trabajo y paguen deudas. Una segunda línea tendrá como eje la posibilidad de afrontar el “cambio estructural” para, según dijo Kulfas,  “recuperar el terreno perdido para generar las inversiones que necesitamos para este cambio en que argentina ahorre más y exporte más”.

En este tramo se trabajará en conjunto con el BCRA, y estarán destinados en forma exclusiva para inversiones a largo plazo. Ofrecerá fondos por $ 200,000 millones (2,690 millones de dólares), con plazos de hasta 10 años, y tasas de interés por abajo de Badlar para proyectos a largo plazo.

Además de los créditos por $455,000 millones, se impulsará el fondo de garantías Fogar, una herramienta de ayuda que en medio de la pandemia facilitó el ingreso de 45,000 mipymes a un proceso de inclusión financiera. También se creará un sistema de Banca de Desarrollo que coordine la oferta de financiamiento para incrementar el impacto de los beneficios y la profundidad del crédito.