El Gobierno argentino promulgó la Ley 27.570, de Economía del Conocimiento, sancionada el 8 de octubre pasado. La normativa busca alentar la generación de nuevos emprendimientos o mejoras de los servicios que brindan estas empresas de tecnología, con la promoción de beneficios fiscales que se otorgarán en forma segmentada.

De acuerdo con lo establecido por La Ley, sancionada por la Cámara de Diputados, el régimen de promoción estará vigente desde el 1 de enero del 2021 hasta el 31 de diciembre de 2029.

Las actividades comprendidas son la industria del software, la producción audiovisual en formato digital, la biotecnología, bioinformática e ingeniería genética, nanotecnología y nanociencia, industria aeroespacial y satelital, e ingeniería para la industria nuclear. Se podrán adherir las empresas constituidas en la Argentina o habilitadas a trabajar en el país. Las empresas deberán acreditar que el 70% de su facturación del último año estén vinculadas a las actividades promovidas.

En el caso de emprendimientos nuevos se deberá acreditar fehacientemente el desarrollo de las actividades promovidas. Además, la ley crea el Fondo Fiduciario para la Promoción de la Economía del Conocimiento. Las claves de los cambios vinculados a los beneficios fiscales, son que la Ley 27.506 modifica el alcance de la estabilidad fiscal a los beneficios de la LPEC. Es decir, se garantiza que no se realizarán cambios en los beneficios que otorga la LPEC pero se podrán incrementar alícuotas de tributos actuales, crear nuevos tributos, etc.

La Ley 27.506 decreta un Bono de Crédito Fiscal del 70% de las contribuciones patronales con destino a la seguridad social efectivamente pagadas por el personal afectado a las actividades promovidas.

Por otra parte, la Ley 27.570 otorga como beneficio adicional un incremento del bono de crédito fiscal mencionado en el punto anterior del 70% al 80% de las contribuciones patronales con destino a la seguridad social efectivamente pagadas por las nuevas contrataciones de determinado personal promovido.