El alza de tasas de interés de hasta 40% para contener la corrida cambiaria contra el peso en Argentina fue la herramienta para evitar una crisis, afirmó este sábado el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne. “Uno elige qué costos evitar y qué costos pagar; elegimos evitar una crisis”, dijo a Radio Mitre.

Argentina elevó el jueves el tipo de interés para llevarlo a 33.25%, pero el viernes debió subirlo hasta 40% para detener la corrida especulativa que devaluó al peso hasta ubicarlo en 22.28 por dólar estadounidense.

Dujovne admitió que la medida golpeará la actividad económica argentina y empujará los precios hacia arriba. El gobierno se aferra a su proyección de 15% de inflación para el 2018 contra todos los pronósticos privados que la sitúan muy por encima de 20 por ciento.

Los precios tendrán un nuevo jalón en mayo por el aumento del tipo de cambio, mientras las tasas enfriarán la economía.

“Es indudable que las tasas más altas pueden impactar en la productividad aunque depende de cuánto dure, pero Argentina sufrió muchas crisis en el pasado, tenemos que asegurarnos que no pase más”, justificó el ministro.

El gobierno anunció el viernes una batería de medidas de ajuste que incluyen ahorros y la postergación de obras públicas para reducir el déficit fiscal de 3.2% proyectado a 2.7% este año.

“Las corridas no se cortan en un día, es como frenar un auto de carrera”, dijo a Radio Continental el economista Fausto Spotorno.

Según Spotorno, “Argentina es el más vulnerable financieramente de todos los países de la región” a los ataques especulativos.

EL IMPACTO

El alza de la cotización del dólar repercutirá en los precios y en la actividad económica, advirtió la consultora Ecolatina en un informe, que calcula en 24% el nivel de inflación para este año. “La reciente subida del dólar repercutirá en la economía local, tanto en el plano nominal (inflación) como en el real (PIB). Por esto, corregimos la estimación de inflación para el 2018 a la zona de 24%, siempre y cuando no haya nuevas sorpresas cambiarias”, indicó en un informe.

La consultora sostuvo que “por un lado, la tasa de interés tenderá a normalizarse una vez superadas las tensiones cambiarias y, por el otro, recordamos que la baja del déficit planteada sólo responde al 2018, dado que la meta del próximo año se mantuvo sin cambios”.