La presidenta argentina Cristina Fernández ordenó al ministro de Economía Axel Kicillof que adquiera tomates en Brasil para evitar que éstos aumenten de precio por razones estacionales, indicó la edición digital de La Nación.

El jefe de gabinete, Jorge Capitanich, dijo en rueda de prensa que "la presidenta instruyó al ministro de Economía Axel Kicillof para que, a través del Mercado Central de la República Argentina, propicie la importación de tomates de Brasil".

El objetivo de esta medida, explicó, es " garantizar el abastecimiento y el precio de los tomates a los consumidores. Si es posible precios inferiores a los del mercado".

Detalló que "se estima que el tomate, en los próximos 10 días por problemas climáticos, podría tener una reducción de oferta y en consecuencia, un incremento del precio".

Capitanich puntualizó que este mecanismo se utilizará "con todos aquellos bienes que experimenten problemas de oferta estacional o que puedan afectar el nivel de precios del programa "Precios Cuidados".

ERP