Los industriales se quejaron sobre el apoyo financiero que brinda México a las pequeñas y medianas empresas (pymes), en donde el crédito resulta casi nulo y con altos costos de 18% la tasa interanual, que comparado con China resulta excesivamente elevado, puesto que el Banco Central chino presta dinero a una tasa máxima del 6.4% y del 5.68% como mínima.

Juan Manuel Chaparro Romero, Presidente de Fomento Industrial de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra), lamentó que hasta hoy, la banca de desarrollo incursiona entre las Pymes con un 0.09% del PIB. Y la banca de comercial hacia éstas, no rebasa el 1 por ciento.

Refirió que durante el primer cuatrimestre del 2012, las micro, pequeñas y medianas empresas tuvieron que pagar a la banca comercial, una tasa promedio del 18% de interés anual y en este mismo lapso, los ahorradores recibieron en promedio un 2.8% como interés beneficio a su ahorro. Y todo esto, a pesar del aval gubernamental del Sistema Nacional de Garantías.

De no proporcionar apoyos vía créditos a bajo interés, la mayoría de las nuevas empresas seguirán siendo micro negocios y difícilmente podrán dar el salto a convertirse en pequeñas o medianas empresas como generadoras de mayores empleos , advirtió el industrial.

Al realizar un diagnóstico sobre el crédito en México, Chaparro Romero acotó que el mismo Banco de México afirma que Con más crédito, el PIB crecería 1% adicional , no obstante, también se requiere que haya financiamiento a bajo interés .

Resulta condición indispensable el apoyar y orientar a las Pymes con mayor intensidad para que puedan compilar y cumplir con los requisitos básicos y en una forma más rápida, para obtener a un crédito a la producción; el cual, debe ser a bajo costo.

La Canacintra cuestionó que cerca de las 4 millones 700,000 empresas, que contribuyen con el 52% del PIB nacional, sólo 9% de éstas tienen acceso al financiamiento (caro por cierto); ya que al parecer, los bancos – llámense de desarrollo o comercial-, su prioridad es obtener recursos para capitalizarse, haciendo a un lado su papel de guiar recursos al fomento de actividades productivas, criticó.

Juan Chaparro citó otro ejemplo del costo de financiamiento, como el automotriz en Estados Unidos que oscila entre 4 y 5% de interés anual, mientras que en nuestro país alcanza hasta 18% en promedio.

Se hace necesario renovar y modernizar la planta productiva nacional y una recomendación es hacerlo vía erogaciones de apoyo en inversiones tripartitas: 40% de la inversión por parte de la Mi Pyme, 40% por el gobierno y un apoyo del 20% del proveedor nacional de la maquinaria o equipo, si es el caso , consideró.

Este esquema tripartita, ya fue ejercido con los industriales del sector metalmecánico de la Canancintra en el sexenio anterior y sus resultados fueron muy satisfactorios; sin embargo, se requiere que el actual o gobierno siguiente lo re active y re tome como ejemplo de apoyos exitosos.