El amplio interés empresarial por construir las primeras dos pistas del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM) ocasionó que los fallos previstos para este día se pospongan al viernes 26 de agosto.

Ayer por la tarde se informó que los expertos, que incluyen la participación de Netherlands Airport Consultants y Parsons, no terminó a tiempo sus veredictos, a pesar de que el director del Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM), Federico Patiño, deseaba cumplir con los tiempos fijados para evitar críticas por la demora.

La Pista 2 recibió 18 propuestas que promedian 8,213 millones de pesos, y para la Pista 3 fueron 16 ofertas con un valor medio de 8,167 millones de pesos.

Entre la diversidad de documentación que entregó GACM, destaca el apellido Quintana, el del fundador de la emblemática constructora ICA, Bernardo Quintana Arrioja, porque está representado en dos consorcios.

Su nieto, Bernardo Quintana Kawage, participa en la licitación de la Pista 2 en un grupo donde compite con 17 ofertas, una de ellas tiene como integrante a ICA, la empresa que preside su padre, Bernardo Quintana Isaac.

Bernardo hijo es presidente de Advance Builders (que participó en las pruebas constructivas para las plataformas del nuevo aeropuerto), que hizo alianza con China Construction America (del gigante China State Construction Engineering), con Constructora Meco (de Costa Rica y que participa en trabajos constructivos en aeropuertos locales) y la queretana Constructora Chufani (que lleva la ampliación del aeropuerto de Guadalajara).

Este grupo destacó porque hizo la segunda oferta más alta: 10,531 millones de pesos, solamente superada por la española Assignia, que realiza obras en ocho aeropuertos de su país, y las mexicana GCP, especializada en asfaltos, y PINL, con experiencia en carreteras, que propusieron hacer los trabajos por 10,703 millones de pesos.

Las apuestas de ICA

Por su parte, ICA (cuyo director, Luis Zárate Rocha, en su papel de representante de los constructores del país en el 2014 impulsaba la participación de empresas mexicanas), que tiene una participación en el Grupo Aeroportuario Centro Norte y con trabajos realizados en diferentes aeropuertos del país, a través de sus filiales ICA Constructora de Infraestructura y Constructora El Cajón, se alió con el grupo infraestructura portugués Mota-Engil (que suma en su cartera de proyecto el aeropuerto de Luanda y amplia experiencia en carreteras).

En dicho grupo, que ofertó realizar la Pista 2 por 7,792 millones de pesos, la sexta más baja, que recibió el GACM, también incluyeron a las firma mexicanas Impulsora de Desarrollo Integral (Idinsa) que tiene experiencia en cimentaciones, autopistas y túneles, entre otras cosas, y a Jaguar Ingenieros Constructores. La segunda cuenta con diversas obras viales en el Estado de México y cuenta con una división de maquinaria pesada.

Estas cinco empresas hicieron propuestas también para la Pista 3, con el conocimiento de que únicamente podrían ganar una, porque las dos obras se realizarán simultáneamente. En la misma condición están 12 grupos más.

empresas@eleconomista.mx