Las cuatro empresas seleccionadas para presentar propuestas el 18 de abril con el fin de convertirse en gerente de proyecto de la construcción de la refinería de Dos Bocas, Tabasco, pidieron una semana de prórroga para tener la documentación completa del concurso y que así el gobierno seleccione a la que considere mejor calificada para realizar esta obra que tendrá un costo de más de 6,000 millones de dólares.

De acuerdo con la Secretaría de Energía (Sener), será hasta finales de esta semana cuando se dará a conocer la identidad del project manager de la obra.

Las empresas que fueron seleccionadas para realizar estos trabajos son: un consorcio conformado por la originaria de Virginia, Becthel, situada como una de las 10 compañías privadas más grandes de Estados Unidos, y la constituida en Argentina con origen italiano, Techint, que cuenta con filiales como Tenaris, Ternium y Tecpetrol, y ha participado en proyectos como la construcción del gasoducto Los Ramones II, en consorcio con la mexicana Arendal y la brasileña Odebrecht.

Participan también en consorcio la estadounidense Jacobs, con operaciones en 50 países, con la australiana Worley Parsons, que tiene 97 proyectos operativos en los cinco continentes. Además, fueron invitadas en lo individual la francesa Technip, que emplea a 21,000 personas en 44 países y junto con ICA y Odebrecht se hizo cargo de las etapas de construcción del proyecto Etileno XXI de Braskem Idesa, en Veracruz. Finalmente, participará la anteriormente subsidiaria de la estadounidense Halliburton, KBR.

La refinería será diseñada para procesar crudo Maya de 22 grados API, que será petróleo pesado obtenido de los campos mexicanos, ya que en promedio las refinerías que componen hoy el sistema nacional están diseñadas para crudos más ligeros, de 32 grados API.

El gobierno ya cuenta con 566 hectáreas de propiedad federal donde se realiza el acondicionamiento del sitio. La refinería tendrá 17 plantas de proceso, además de plantas de energía eléctrica y servicio auxiliares, 93 esferas de almacenamiento, enlace con terminal marítima de Dos Bocas, enlace carretero, vía de ferrocarril, y obras hidráulicas y de saneamiento.

Permanece incertidumbre

Sin embargo, de acuerdo con la evaluación financiera del Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco), el cálculo del valor presente neto (VPN) y tasa interna del retorno (TIR ) ligada a inversión con función de costos de capital (Capex), así como el tiempo de construcción, ingresos y gastos operativos (Opex) tomando el promedio de varios proyectos, no hay un análisis real por parte de la administración actual y existe incertidumbre técnica y económica acerca de la viabilidad de una refinería que alcance un proceso de 340,000 barriles diarios de crudo, como se ha establecido.

Según el analista de Caraiva y Asociados, Ramsés Pech, el Capex tomado por el Imco para los cálculos resulta de un promedio de algunas refinerías a nivel mundial (680 centros en el mundo con una capacidad promedio de 130,000 barriles), pero no incluye el tipo de crudo que se refinará, que para Dos Bocas será de tipo pesado de 22 grados API, ni el porcentaje en volumen de productos de mayor valor comercial de salida, como la gasolina y diesel.

“Cada refinería a diseñarse está en función de la materia disponible; entre más pesado el crudo deberá tener mayor proceso para obtener mayor cantidad de combustibles. El monto de Capex variará dependiendo de la cantidad de procesos”, explicó Pech.

[email protected]