Entre las firmas con mayor poder de inversión a nivel mundial, la reforma energética aprobada el año pasado en México provoca enorme expectativa, por lo que una implementación con suficiente atractivo atraerá a por lo menos 200 nuevas firmas de todos los tamaños, según cálculos de Deloitte Consulting Group.

Jorge Castilla, socio director de Deloitte y líder de la práctica de energía en México, aseguró que la posibilidad de invertir en el sector energético mexicano constituye un antes y un después en términos no sólo de los negocios de las empresas, sino de la historia del país, por lo cual piden certeza en el contenido nacional de los contratos y la interferencia del gobierno en las operaciones.

El consultor en México de la firma que asesora a 60 de las 100 empresas más grandes del mundo -entre energéticas y de otras líneas- consideró que la inversión esperada para finales de sexenio con estos nuevos jugadores podría ascender hasta 50,000 millones de dólares (que equivalen a la construcción de cinco refinerías como la que Petróleos Mexicanos (Pemex) tiene detenida en Hidalgo) en el sector energético.

Tenemos el conocimiento de que por lo menos 30 empresas de las que son públicas ya han revelado interés por participar en México; de hecho ya hacen los estudios necesarios, invirtiendo en conocer el sector , dijo en entrevista con El Economista, estamos hablando desde las empresas más grandes que hay en el mundo hasta pequeñas sociedades, con experiencia en la gama de negocios que se podrán ofrecer en el país .

RIESGOS EN IMPLEMENTACIÓN

Sin embargo, el principal riesgo que se corre en la implementación es que exista sensatez en los contenidos de la legislación secundaria próxima a publicarse. En este sentido, explicó que se debe considerar la experiencia brasileña en términos de contenido nacional, para diversificar los porcentajes de los contratos entre gobierno y empresas, de acuerdo con los riesgos geológicos de cada proyecto en particular.

Según él, en aguas profundas la participación del gobierno podría no ser mayor a 12%, mientras que en yacimientos no convencionales y campos ya conocidos por Pemex, ésta podrá ser mayor, pero debe existir flexibilidad en lo particular, con reglas claras en aspectos generales como la política energética que el gobierno desea implantar.

Con la implementación de una reforma atractiva, el mercado en consultoría energética en México podrá crecer hasta 20%, al menos para Deloitte, concluyó Jorge Castilla.

[email protected]