México ha contrarrestado, y lo seguirá haciendo, la incertidumbre en los mercados internacionales con una sólida y creciente apertura comercial como una herramienta para potenciar el desarrollo interno, destacó Roberto Zapata, embajador de México ante la Organización Mundial del Comercio (OMC).

El diplomático presentó esta conclusión en la víspera de que se difunda el Examen de Políticas Comerciales de México en la OMC, un requerimiento que debe hacer cada cuatro años y uno de cuyos objetivos es aumentar la transparencia y la comprensión de las políticas y prácticas comerciales.

Ante políticas en el mundo que pugnan por el proteccionismo, por cerrar mercados y por difundir el temor en el concierto internacional, México ha brindado mayor certidumbre en los últimos cuatro años, manteniendo sus mercados abiertos , comentó Zapata.

México aplica un arancel promedio ponderado por comercio de 4.7% a sus importaciones totales, lo cual se acerca más a los niveles de países desarrollados, como Estados Unidos, la Unión Europea, Australia, Singapur y Japón.

Adicionalmente, expuso Zapata, México realizó reformas estructurales que abrieron sectores a los inversionistas privados e incrementaron los flujos de Inversión Extranjera Directa a cifras que bordean los 30,000 millones de dólares anuales.

Otro cambio relevante en el periodo analizado fue el establecimiento de una ventanilla única de comercio exterior, la cual facilita los procesos de importación y exportación.

Hoy día, México negocia tratados de libre comercio con Jordania, Paraguay y Turquía, a la vez que mantiene un proceso de negociación con Brasil, la Unión Europea y la Asociación Europea de Libre Comercio (AELC) con miras a profundizar los acuerdos suscritos con estos socios comerciales, y programa renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

Zapata dijo que además de la disminución o eliminación de aranceles que conllevan estas negociaciones, también pueden incluir en algunos casos regulaciones nuevas en telecomunicaciones, energía, inversiones, transparencia y comercio electrónico y de servicios, entre otras.

México actualizó las reglas de origen en los tratados de libre comercio con Colombia, Chile y la AELC, con el fin de adecuarlas a las modificaciones introducidas en el Sistema Armonizado en el marco de la Organización Mundial de Aduanas.

En los últimos cuatro años entraron en vigor, en forma separada, los tratados de libre comercio de México con Centroamérica, Perú, la Alianza Pacífico, Panamá, mientras que se finalizó la implementación de los acuerdos de libre comercio con el Japón y el Uruguay.

En paralelo a la apertura comercial, Zapata destacó que México necesita hacer su tarea interna para que la economía mexicana sea más competitiva y ayude, a su vez, a impulsar el comercio exterior.

rmorales@eleconomista.com.mx