Un tribunal brasileño de apelación anuló este lunes la suspensión del proceso de fusión entre el fabricante estadounidense de aviones Boeing y la brasileña Embraer ordenada la semana pasada por un juez de primera instancia.

El juez Luiz Alberto Souza Ribeiro, del tribunal de apelación de la región de São Paulo (TRF3), consideró “precipitado e infundado” el fallo de la semana pasada, basado en la necesidad de que esa alianza sea convalidada tras la asunción del presidente electo Jair Bolsonaro el próximo 1 de enero.

La decisión da la razón a la Abogacía General de la Unión (AGU), que representa los intereses del Estado brasileño y había apelado.

La semana pasada, un tribunal de São Paulo determinó “la suspensión inmediata de las negociaciones entre Boeing y Embraer”, que anunciaron en julio la firma de un memorando de entendimiento para crear una empresa conjunta, ante la “cercanía de la investidura del nuevo presidente de la República”. La medida cautelar fue solicitada a la justicia por dos diputados del Partido de los Trabajadores.

Según el acuerdo, Boeing asumirá el control de las actividades civiles de Embraer, formando una empresa conjunta avaluada en 4,750 millones de dólares que le permitirá competir con el europeo Airbus en el segmento de los aparatos regionales. El nuevo grupo, de capital cerrado, estará controlado en 80% por Boeing y manejará las actividades de Embraer en el campo de la aviación comercial y de servicios, excluyendo el sector de la defensa y la aviación ejecutiva, según comunicaron en julio los socios.

Al cancelar la decisión del tribunal de primera instancia, el juez del TRF3 consideró que “la invasión del Poder Judicial en la autonomía privada de ambas partes provoca incertidumbre legal (...) y repercusiones en los mercados”.