El 2015 pasará a los anales de la historia económica como uno de los más históricos en materia de adquisiciones y fusiones, luego que la aspiración de las empresas por llegar a nuevos mercados y por ofrecer también nuevos servicios empaquetados las animó a comprar a sus competidores o a fusionarse con ellos.

De enero a septiembre, el valor de las fusiones y adquisiciones mundiales significó un aumento del 32% sobre lo reportado en el mismo lapso del 2014.

Este es un año histórico, pues habla de la confianza que existe por parte de los inversionistas en cuanto al estado general de la economía en México: Los índices inflacionarios son bajos, el desempleo se mantiene en niveles aceptables, el tipo de cambio sube pero más bien derivado de la vinculación con los Estados Unidos; la inseguridad se percibe a la baja y las reformas estructurales del gobierno son, todos, factores que permiten obtener esa confianza y facilitar los flujos de inversión; situación contraria por ejemplo, a lo que ocurre en Brasil, donde anteriormente se tenía la idea de que sería una nueva potencia económica , comentó Juan Carlos Rivera, profesor de la Escuela de Negocios del Tecnológico de Monterrey, campus Santa Fe.

Para México, este tipo de operaciones alcanzó hasta el último día de noviembre un valor de 13,809 millones de dólares entre compraventas finalizadas o en espera de autorización por parte de los reguladores nacionales.

En todo el 2014, las diez fusiones y adquisiciones más sobresalientes en México totalizaron 16,657 millones de dólares.

Y en México las fusiones y adquisiciones también destacaron con sus operaciones apenas comenzó el año. Sólo en la última semana de enero se anunciaron dos de las más importantes compraventas de compañías en los sectores del retail y de las telecomunicaciones.

Por un lado, Soriana anunció la compra de Controladora Comercial Mexicana por 2,676 millones de dólares y luego vendría el anuncio con el que AT&T se hacía con el control de Nextel de México por 1,875 millones de dólares.

Enero del 2015 cerró con un monto de 6,031 millones de dólares entre fusiones y adquisiciones que realizaron importantes jugadores de todos los sectores económicos, de acuerdo con la plataforma Dealogic.

En ese mes también destacó la compra de Telecable por parte de Grupo Televisa por 687 millones de dólares.

Las inversiones que se realizaron entre los sectores de la radiodifusión y de las telecomunicaciones significaron las más importantes del año, dado que la fusión de Alestra con Axtel para crear un nuevo jugador de peso en el sector resultó en una operación de 842 millones de dólares.

El sector telecom, en resumen, destacó con 3,404 millones de dólares en operaciones de compraventa hasta el 27 de noviembre pasado, según Dealogic. Tres de las diez fusiones más importantes del año pertenecieron a este sector y sin contar todavía las inversiones adicionales para el despliegue de infraestructura, como los 3,000 millones de dólares que anunció AT&T para transformar a Iusacell y Nextel.

La otra operación trascendente fue la que protagonizaron las aerolíneas Delta y Aeroméxico, cuando la primera de ellas ofertó 607 millones de dólares por un abultado paquete accionario que rebasa el 40% del capital de la operadora mexicana.

Sempra Energy ofertó 1,945 millones de dólares por el 50% de Gasoductos Chihuahua.

De las diez operaciones que destacan en el ranking anual de Dealogic, cinco aún esperan la aprobación de las autoridades de competencia.

El 2015 pasará como un año en que en México fue necesario capitalizar empresas y robustecer operaciones, de ahí las consolidaciones de Nextel con Iusacell-Unefon y de la mano de AT&T, y también la de Soriana con Comercial Mexicana, ambas operaciones ya concretadas.

En el caso de México, y en particular en telecomunicaciones, se reconoció que era necesario formar empresas que pudieran estar mejor capitalizadas, con una operación más fortalecida y para poder atender a distintos segmentos de mercado. Las fusiones imponen un nuevo reto a los órganos de competencia, ya que deberán vigilar que las fusiones no provoquen nuevos oligopolios que reduzcan la competencia por acuerdos ilegales, repartición del mercado o dañar a compañías emergentes, por citar algunos ejemplos , comentó Efrén Páez, analista económico de Mediatelecom Policy & Law, y añadió:

Hacia 2016, podríamos esperar un menor ritmo en cuanto al número de adquisiciones y fusiones, donde ahora buscarán fortalecer sus nuevas operaciones locales, una vez que el primer paso fue ingresar y abrir nuevos mercados. Por ejemplo, AT&T adquiriendo algún operador fijo local .

[email protected]