El 2020 quedará marcado como el año en que se rescató el poder de las alianzas para impulsar la reactivación del turismo en México, fuertemente afectado por la pandemia del Covid-19, afirmó la presidenta de la Asociación Mexicana de Profesionales en Ferias, Exposiciones, Congresos y Convenciones (Amprofec), Celia Navarrete.

“En nuestro segmento hemos reconocido la importancia de la colaboración de todos los participantes para establecer protocolos sanitarios y aplicarlos en tres ensayos de reuniones de negocios, realizados con presencia física en la Ciudad de México, Monterrey y en Mérida, la semana pasada”, comentó.

Se estima que para el cierre del año dicho segmento habrá registrado pérdidas cercanas a los 200,000 millones de pesos (incluyendo todas las ramas involucradas) y de unos 30,000 empleos.

En entrevista, Navarrete explicó que hace un par de meses en la asociación, al advertir que el regreso de exposiciones o congresos a su forma tradicional no se realizará en el corto plazo, comenzaron a trabajar en las opciones de encuentros virtuales o híbridos, aunque en el caso de que se cuente con presencia física debían contar con un esquema garantizado de bioseguridad para proveedores, expositores y visitantes. Así nació The New Experience EXPO & Congress, el ensayo antes del reinicio.

“Con todas las limitantes de capacidad que existen, la verdad es que hemos tenido buenos resultados. El ensayo de la Ciudad de México nos ayudó para que la autoridad viera que se puede hacer un registro anticipado de participantes, la necesaria sanitización, el uso de cubrebocas, la distribución y señalización de los espacios, por eso hoy ya se reactivaron algunas expos en el WTC. En Monterrey ocurrió algo similar y se avanzó de una capacidad del 30 al 50% en los recintos”, agregó la presidenta de la Amprofec.

Yucatán y su potencial en negocios

La semana pasada, la asociación realizó en el Centro Internacional de Congresos (CIC) de Mérida su tercer ensayo, en colaboración con Yucatán Meetings (organismo oficial de atención y promoción de la industria de reuniones en el estado) y la Secretaría de Fomento Turístico (Sefotur).

“Mérida es una ciudad muy importante para nosotros. Las empresas organizan ahí sus reuniones de negocios y luego disfrutan de los atractivos, la conectividad terrestre y aérea que tienen es un atractivo. Además, cuentan con su propio certificado de buenas prácticas sanitarias con reconocimiento internacional”, detalló Navarrete.

Desde su perspectiva, su sector tuvo oportunidad nuevamente de ver los patrocinios de otra manera porque la “industria está muy golpeada” y los recursos son escasos.

Por ejemplo, se apoyaron en las alianzas que tiene el centro de convenciones con hoteles y aerolíneas, se invitó a una empresa que hiciera pruebas gratuitas de laboratorio y los alimentos fueron aportados por haciendas, restaurantes y una empresa de banquetes que ofreció una charla para mostrar sus protocolos higiénicos y transmitir a los asistentes confianza.

Los tres ensayos de reuniones se llevaron a cabo en la Ciudad de México, Monterrey y en Mérida. Registro anticipado de participantes, sanitización, uso de cubrebocas, distribución y señalización de espacios, entre las características.