Una comisión del Ministerio del Trabajo y la Gobernación del estado Sucre sostendrán este miércoles una reunión urgente para tratar el cierre de operaciones de Toyota de Venezuela, cuya planta prácticamente cesó este lunes las actividades de producción a fin de realizar las labores de mantenimiento necesarias para adecuar las instalaciones para la paralización indefinida que comenzará este jueves 13 de febrero.

De acuerdo con fuentes cercanas al despacho del Trabajo, la comisión pasará revista con el gobernador Luis Acuña a la situación de la empresa, que el viernes pasado anunció la paralización a causa de la falta de material de ensamblaje por la restricción en la entrega de divisas.

La información fue corroborada por Richard Guevara, miembro de la directiva del Sindicato de Trabajadores de Toyota (Sintratoyota), quien señaló que aunque la representación laboral no ha sido convocada, esperan participar de la reunión.

Guevara destacó que según la información que manejan, Toyota introdujo ante la Inspectoría del Trabajo de Cumaná un documento en el cual deja constancia del cierre de operaciones por causas de fuerza mayor .

En cuanto al pago de nómina, el vocero señaló que pese al comunicado publicado el pasado viernes en el que la empresa se comprometía a cancelar el sueldo por dos semanas, ignoran las condiciones que privarán una vez concluido ese período.

Aunque voceros de la empresa no estuvieron disponibles para opinar al respecto, fuentes extraoficiales señalaron que la directiva de la ensambladora no había sido convocada a la cita del miércoles.

El cierre indefinido de la planta de Toyota en Cumaná representa un duro golpe para el sector laboral de la zona, toda vez que la ensambladora y empresas proveedoras representan 50% del empleo formal en la región, además de concentrar más de la mitad de los impuestos que aporta el sector privado a la municipalidad de la capital oriental.

CUENTA REGRESIVA

Consultado sobre el suministro de partes de ensamblaje, Guevara confirmó que en efecto los almacenes de la factoría están completamente vacíos, y señaló estar de acuerdo para que la comisión del Ministerio del Trabajo verifique la situación de la empresa.

Por lo pronto, este lunes solo salió de las líneas de producción de Toyota un vehículo, y para hoy está previsto que solo ingresen a las instalaciones los grupos que realizan labores de mantenimiento profundo para garantizar la integridad de los equipos.

Los grupos que dejan de trabajar ya no regresan , dijo Richard Guevara, quien señaló que este cierre progresivo es habitual cuando se anuncia una paralización por tiempo indefinido.

También destacó que las principales suplidoras de autopartes y las contratistas de Toyota se encuentran a la expectativa por el cierre, pues también tienen que programar el cese de operaciones y concretar el pago por cesantía a sus operarios.

Contenido de la Red Iberoamericana de Prensa Económica