Pese a la inconformidad de América Móvil por la separación funcional que ordenó el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) y tras haber interpuesto un amparo en contra de la resolución, si AMX no cumple con el programa de separación funcional, el regulador podría imponerle una multa de entre el 0.3% y el 10% de sus ingresos anuales.

 

Federico Hernández Arroyo, socio del bufete de abogados Hogan Lovells afirmó en un artículo publicado en International Law Office (ILO), que Telmex debe enviar un plan de transferencia de activos al IFT, incluidos los planes para la transferencia de sus empleados y la infraestructura. Además, será responsable de la viabilidad técnica, económica y financiera de las nuevas empresas mayoristas.

 

Recientemente el Juzgado Segundo de Distrito en Materia Administrativa, Especializado en Competencia Económica, Radiodifusión y Telecomunicaciones admitió el amparo que ingresó Telmex en contra de la separación funcional.

 

Sin embargo, Hernández Arroyo dijo que, “este desafío (el amparo)” no se suspenderá la implementación de la separación funcional, debido a que, a partir de la reforma constitucional del sector no hay suspensión en actos de autoridad.

 

Destacó que, las acciones de AMX cayeron 4.46% como resultado de la separación funcional. Además, existe cierto escepticismo en cuanto a los resultados y las consecuencias prácticas de la separación y el resultado final. “En cualquier caso, se espera que el período de dos años (que puede ampliarse por un año adicional) sea difícil para todos los involucrados”.

 

Este miércoles, Daniel Hajj, director de AMX reiteró que la firma no está de acuerdo con el plan de separación funcional, pero debido a la obligatoriedad del mandato las empresas empezarán a realizar la separación en los términos de condición establecidos por el Instituto”.

 

En marzo pasado, tras la aprobación por parte del IFT del plan de separación funcional de Telmex, el consejo de administración de América Móvil informó que tomó la determinación de no subsidiar ni financiar las operaciones de la nueva empresa que derive de la separación, además que impugnaría el proceso.

 

Telmex y Telnor deberán separar legal y funcionalmente la provisión de servicios mayoristas regulados fijos, a través de la creación de nuevas personas morales (la “Entidad Separada”) con un gobierno corporativo propio e independiente de aquel de las empresas concesionarias de América Móvil y de una división mayorista dentro de Telmex y Telnor.

 

Según el calendario de trabajo, en este mes de abril, las empresas deberían presentar ante el IFT un plan de migración de personal, así como los estatutos sociales constitutivos de las empresas mayoristas que surgirán a partir de la separación funcional de Telmex y Telnor.

 

cjescalona@eleconomista.com.mx