Todo lo que rodea a Amancio Ortega tiene unas cifras astronómicas. La operación que llevó a cabo a finales de diciembre también. En una de las operaciones de mayor calado del año pasado, Ortega ha cedido el 50.01% de Inditex que controlaba a través de su instrumental Gartler a Pontegadea Inversiones. La transacción se ha valorado en un total de 20,150 millones de euros y le permite, a través de su brazo armado de inversión inmobiliaria, concentrar y simplificar toda la estructura de control de sus inversiones.

El pasado 17 de diciembre fue la fecha elegida por Amancio Ortega y su esposa Flora Marcote, acompañados de José Arnau Sierra, el secretario del consejo de Pontegadea Inversiones para aprobar, en junta general de accionistas, una ampliación de capital de 44 millones.

La ampliación da luz verde a la creación por Pontegadea de 4.4 millones de nuevas participaciones sociales de 10 euros de nominal, que se unen a las 10,000 que controlaban hasta ahora Ortega y Flora Marcote.

Según los documentos de la operación, a los que ha tenido acceso Cinco Días, estas nuevas participaciones de 10 euros de valor nominal llevan incorporada una prima de asunción en cada una de ellas de 4.573,8 euros.

Y es así porque Ortega ha decidido cubrir el 100% de la ampliación con la totalidad de las participaciones sociales que posee en la sociedad en la que tiene depositado el control de sus acciones en Inditex; Gartler. Así pues Pontegadea tendrá el control de la práctica totalidad de las inversiones inmobiliarias de Ortega y del 50.01% de Inditex.

Y para solventar cualquier duda que a partir de ahora pudiera surgir en el mercado relativa a la estabilidad futura del accionariado de Inditex y del control efectivo que ha ejercido en la sociedad Amancio Ortega y su familia, el diseño de la operación establece que las nuevas participaciones sociales, emitidas por Pontegadea Inversiones para atender el canje, tendrán derechos reforzados de voto. De ahí que las actuales 10,000 participaciones de 1 euro de nominal que conformaban el capital de Pontegadea tienen y seguirán teniendo un voto cada una de ellas.

Pero las nuevas tendrán un derecho reforzado de voto. El diseño de esta especie de acción de oro establece que Amancio Ortega recibirá por sus acciones de Gartler 4.4 millones de títulos participativos de Pontegadea. De ellos, casi 3.2 millones tendrán cada uno 10 derechos de voto y el resto (algo más de 1.2 millones) dispondrán de 40 votos hasta el año 2024.

A partir de esa fecha éstas ultimas perderán este voto reforzado y se igualarán con las anteriores es decir, 10 votos por participación. De esta forma, según explican fuentes próximas al empresario gallego, Amancio Ortega quiere dejar bien claro ante la opinión pública, ante la empresa y ante el mercado en general que Pontegadea "no está en venta ni lo estará".

En alianza informativa con

MFH