Ante el alza de la gasolina las empresas de consumo verán afectados sus gastos de operación, pues el costo de la logística es fundamental para firmas como Bimbo, Herdez, Gruma, o Lala, por lo que algunas podrían optar por trasladar el incremento del valor del combustible a los precios finales de sus productos.

Vemos un impacto neutral para las emisoras del sector alimentos y bebidas, ya que la contracción de los márgenes es limitada; además, la industria suele trasladar los efectos inflacionarios a los precios de los productos. Las emisoras más afectadas serían las que tienen mayores operaciones dentro de México , explicó Rafael Camacho Peláez, analista de Grupo Financiero Ve por Más (Bx+).

En contraparte, Carlos López Jones, editor en jefe de Tendencias Económicas y Financieras, explicó que las compañías que tienen grandes flotillas, como las refresqueras y las de la industria de alimentos, representan un gasto fuerte el uso de combustible, por lo que resentirán el aumento. Ante esto, deberán tener una estrategia para asegurar los precios para el próximo año .

Algunas de las emisoras listadas en la BMV que podrían resentir la liberación de precios de los combustibles son las embotelladoras Arca Continental, Coca-Cola FEMSA, Cultiba así como la productora de huevo y carne de pollo Bachoco, la fabricante de harina de maíz Gruma, la panificadora Grupo Bimbo, además de la comercializadora de productos lácteos Lala y la productora de alimentos procesados Grupo Herdez.

Por ejemplo, el consumo de combustible que anualmente registra Grupo Bimbo es relevante, pese a que cuenta con una flota de unidades adaptadas con tecnología para eficientar el uso de diesel, gas y gasolina. En el 2015, reportó que utilizó 2.4 millones de litros de gasolina y 4.6 millones de litros de diesel, aunque también cuenta con contratos de cobertura para futuros de diesel y gas natural.

Rafael Camacho estimó en su análisis que el gasto operativo que podría representar para las emisoras el alza de la gasolina fluctuaría entre 3 y 6%, considerando el incremento en un promedio ponderado de 16.3 por ciento. Mientras que su margen EBITDA (el beneficio antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones) se vería reducido hasta en 1%, en ambos escenarios.

Hay empresas que sí lo están tomando en serio, pero una gran mayoría considera que si en 80 años no ha pasado nada, no tiene por qué pasar ahora, y confían en que el gobierno hará algo. La realidad es que a partir del 2017 vamos a tener precios volátiles y distintos según la región del país , finalizó Carlos López.

Aunque no pertenecen al sector de alimentos, otras firmas afectadas serían la gigante de telecomunicaciones América Móvil; la prestadora de servicios de telefonía local Maxcom, y la minorista Walmart. En el caso de América Móvil, que para ofrecer sus servicios ocupa una flota de automóviles y camiones, durante el 2015 consumió más de 46.3 millones de litros de combustibles (entre gas, gasolina y diesel), muestra su reporte anual.

Walmart anunció recientemente una inversión en el país precisamente para reforzar su logística en México, con el objetivo de reducir en al menos 30.4% el recorrido promedio que lleva trasladar a las tiendas sus productos desde los centros de distribución (Cedis).

Contratos de largo plazo, una opción

Alertan a empresas a cubrirse contra volatilidad en precios de combustible

Ante la apertura del mercado de combustibles y la libre determinación de precios, recomiendan a las empresas protegerse contra las fluctuaciones que se avecinan, pues por primera vez en 80 años las compañías mexicanas enfrentarán variaciones en el valor de gasolinas y diesel, las cuales podrían rebasar hasta 50% su valor actual para el próximo año.

Lo primero que deben considerar las empresas es no apostar todavía al combustible barato, lo mejor es asegurar los precios con coberturas para gasolina. Básicamente es acudir a una casa de Bolsa y, en el mercado, contratar derivados para gasolina. Puede ser semanal, mensual, trimestral o semestral , previó Carlos López Jones, editor en jefe de Tendencias Económicas y Financieras. Explicó que una estrategia más es hacer contratos de largo plazo con un proveedor con el cual pacten un precio, o bien adquirir gasolina a través de un exchange traded fund (ETF por sus siglas en inglés).

Con este instrumento, que se negocia en el mercado de valores, las empresas pueden comprar los litros de gasolina que calculan consumir en determinado tiempo; básicamente, se trata de una compra por adelantado del insumo, sin necesariamente absorber los costos por su almacenamiento o transporte.

Una alternativa más es convertir a gas natural las unidades o adaptarlas de manera que permitan el uso de ambos combustibles con el fin de lograr ahorros.

Ajuste en precios de gasolina fue la decisión más responsable: Meade

si el gobierno continuara asumiendo el incremento en el precio del petróleo para mantener el precio de la gasolina sin ajustes, solamente podría apostar a tres estrategias: incurrir a más deuda, que subieran otros impuestos, o que hiciera algún recorte en el gasto, afirmó el secretario de Hacienda y Crédito Público, José Antonio Meade.

Detalló que de los 190 millones de litros que se consumen en México diariamente, menos de nueve litros los consume 30% de la población con menos ingresos, es decir, el grueso de la gasolina se consume en los niveles con más ingreso.

Meade explicó que al no tener la presión de mantener los precios de gasolina en los mismos niveles, el gobierno podrá atender de mejor manera otros programas.

Los programas de Prospera, los de becas, los de abasto social, son algunos de los que hubieran estado en dificultad si hubiéramos seguido administrando, manejando y decidiendo el precio como si fuera una decisión de gobierno y no una decisión de costos; de un costo que no tenemos manera de controlar , acotó en entrevista radiofónica.

Ante el descontento social por el incremento de 20% en el precio de las gasolinas el secretario de Hacienda aseguró que de haber existido otra alternativa, se hubiera tomado.

De las alternativas que teníamos, el ajuste era no solamente la más responsable, sino la que nos permitía cuidar de mejor manera el apoyo que estamos llevando en México a los que más lo necesitan, sin incurrir en una práctica artificial que nos hubiera costado dinero , explicó.

Aunque reconoció que las comparaciones internacionales no ayudan ni dan consuelo en este momento difícil, el secretario de Hacienda, José Antonio Meade, enfatizó que en todas las partes del mundo la gasolina ha subido y, en México, se ubica en el rango barato. (Yael Córdova)

[email protected]