El incremento del salario mínimo de 20% decretado para el 2020 tiene detrás seis años de discusión y de convencimiento en diversos sectores para iniciar una ruta de recuperación del poder adquisitivo; ahora corresponde a la nueva administración trazar el camino para alcanzar la línea de bienestar que actualmente se encuentra en 207 pesos. / Así lo manifestó en entrevista con El Economista Salomón Chertorivski, exsecretario de Desarrollo Económico de la Ciudad de México, quien realizó una fuerte campaña para demostrar que era posible romper con los incrementos, ligados a la inflación, de los salarios mínimos.

“En mayo se cumplieron seis años de que se iniciara la discusión pública de los incrementos al salario y la necesidad de hacerlo. La primera parte de la discusión pública fue convencer que era una idea que tenía que dialogarse y discutirse. Las primeras reacciones del empresariado, del Banco de México, de la Secretaría de Hacienda, fueron negativas, argumentando que un incremento podría traer aumentos inflacionarios y generación de desempleo”.

Así, “lo destacable es que se logró el diálogo público porque se sustentó con argumentos, diagnósticos, evidencias y se respondió con puntualidad a cada una de las dudas que había. Un primer trabajo se presentó en agosto del 2014, donde se daban respuestas a cuestionamientos y se proponía un camino para iniciar incrementos”.

Chertorivski comentó que ya no son creíbles los argumentos sobre que habrá desempleo, o que habrá crecimiento de la inflación; sin embargo, destacó que “a pesar del incremento de los 123.22 pesos, son apenas 15 pesos adicionales, lo que vale 1 litro de leche o 1 kilo de tortillas más de la canasta alimentaria, y aún no se alcanza la línea del bienestar para un adulto y un dependiente. Se logró empezar, es un avance sustantivo y tiene que ser moderado, gradual y sin perder de vista lo lejos que se está de lo que debería ser”.

Agregó que “lo que le hace falta y ha hecho falta a esta administración es trazar cuál va a ser la ruta para poder llegar a dicha línea de bienestar, que el día de hoy son 207 pesos. A eso es lo que deberíamos aspirar, dando mucha certeza que ya estuviera planteado que en los próximos dos o tres años se va alcanzar siguiendo el orden de los incrementos que fue en diciembre del 2018 y el 2019, para que no haya una sorpresa que sí perjudique otras variables de la economía”.

Tras destacar que se han hecho estudios muy serios en los que se demostró que el incremento de 16% del 2019 no impactó en la inflación, ni en el empleo, y en el caso de la Frontera Libre de la Zona Norte tuvo un efecto positivo, Salomón Chertorivski comentó que en Inglaterra ya se pasó del salario mínimo al salario de vida, “México puede aspirar a ir subiendo la línea, pero la meta es llegar a la línea de bienestar”.

Añadió: “lo que se ha logrado hasta hoy es de celebrarse, porque se rompe una tendencia, con dos años consecutivos de incrementos, muy por encima de la inflación, eso es de celebrarse, sin perder el foco de la realidad”.

[email protected]