Ante la ausencia de medidas arancelarias que protejan a la industria del acero de la competencia desleal de China, Altos Hornos de México (AHMSA) decidió congelar una inversión por 200 millones de dólares para este año y emplazó a que si esta semana no hay una respuesta de la Secretaría de Economía procederá a eliminar 2,000 plazas de trabajo.

Alonso Ancira Elizondo, presidente del consejo de administración de AHMSA, afirmó que la situación actual de la industria es más grave que en 2015, cuando el gobierno anterior retardó el establecimiento de aranceles para frenar la invasión de acero en condiciones de competencia desleal.

De no resolverse la problemática actual, en AHMSA se hará necesario un ajuste en los planes de producción, con la cancelación de un 10% de la plantilla laboral -aproximadamente 2,000 trabajadores-, más los que a su vez disminuirían en la cadena de proveedores.

El empresario explicó que a raíz de la imposición del 25% de arancel al acero mexicano por parte de EU, bajo la sección 232 de protección en seguridad nacional, la acerera mexicana ha perdido 250 millones de dólares por las menores exportaciones directas a indirectas al mercado estadounidense.

Calificó como una ironía las decisiones adoptadas por el gobierno de Andrés Manuel López, puesto que mientras en el mundo, los países se protegen con aranceles por la posible invasión de acero chino, ruso o turco que compite por debajo del precio internacional, México elimina totalmente los aranceles a esas importaciones, dejando la puerta abierta a productos desleales y en contra de la planta productiva nacional.

Alonso Ancira recordó que en el 2015, el gobierno de Enrique Peña tomó la decisión de imponer un arancel de 15% a las importaciones de acero procedentes de países con quien México no posee acuerdo comerciales, y aunque resultó “tibia” la acción frente a la magnitud del problema que se vivía, “la situación se agravó con la salvaguarda de 25% que estableció Estados Unidos para los productos mexicanos, sin respuesta equivalente de nuestra parte, y ahora sin ningún arancel la realidad es crítica”, sentenció.