México podría captar inversiones por unos 2,500 millones de dólares para instalaciones y tanques de almacenamiento en los próximos tres años, estimó Carlos Gutiérrez, vicepresidente de Desarrollo de Negocios de Tarsco, una subsidiaria de TF Warren Company.

Gutiérrez afirmó que México podría con ello duplicar su capacidad de almacenamiento, la cual actualmente le alcanza sólo para el consumo nacional de casi cuatro días.

TF Warren Company construye instalaciones y tanques de almacenamiento y registró ventas por alrededor de 500 millones de dólares en el 2017.

Gutiérrez destacó que este segmento tendrá un gran dinamismo en Asia, mientras que en México hay oportunidades de crecimiento derivadas de la reforma energética, con la cual se permitió la inversión privada —nacional y extranjera— en almacenamiento de hidrocarburos.

México es uno de los mayores productores de petróleo del mundo (2.1 millones de barriles por día en el 2017) y el tercero más grande en América después de Estados Unidos y Canadá.

En el 2017, Estados Unidos importó más de 212 millones de barriles de crudo pesado de México y exportó más de 194 millones de barriles de productos petrolíferos refinados a México (más de 50% del consumo nacional de gasolina de México).

El petróleo es un componente crucial de la economía mexicana y las ganancias de la industria petrolera representaron aproximadamente 32% de los ingresos totales del gobierno en el 2017.

Rubén Cortina, director ejecutivo de Tarsco México, expuso que uno de los segmentos potenciales de desarrollo está en las necesidades de almacenamiento de las cadenas de gasolineras en el país.

En México, se requiere un permiso de la Secretaría de Energía (Sener) o de la Comisión Reguladora de Energía (CRE) para poder operar en las actividades de transformación y de logística de la industria de los hidrocarburos e instalar y gestionar los sistemas integrados de transporte (por ductos) y de almacenamiento de gas natural, petrolíferos y petroquímicos. Los permisos se pueden ceder previa autorización de la Sener y la CRE.

La empresa que obtiene el permiso para transportar y distribuir (por ductos) y almacenar hidrocarburos, petrolíferos y petroquímicos debe dar acceso abierto en igualdad de condiciones y de trato a cualquier usuario que desee usar su infraestructura.

En el 2016, las tarifas de transporte, almacenamiento y distribución, así como los precios de venta al público de la gasolina, el diesel y el GLP estaban regulados. A partir de enero del 2017, el precio de estos productos se comenzará a liberalizar gradualmente según la región; en algunas regiones, se continuará utilizando el precio establecido por la Secretaría de Hacienda.

TF Warren Group, junto con sus subsidiarias, proporciona tanques de almacenamiento, productos estructurales y soluciones de protección contra la corrosión para clientes en Canadá e internacionalmente.

[email protected]