Será hasta finales del 2013, cuando Nissan masifique en México la comercialización de su vehículo 100% eléctrico, el Leaf, puesto que busca incentivos gubernamentales y más infraestructura para el público en general en la adquisición de este tipo de autos de cero emisiones contaminantes.

José Valls, presidente y director de Nissan Mexicana, precisó que, por el momento, la producción que se realiza en Japón de este segmento será suficiente para mantener la expansión en Estados Unidos e Inglaterra, ya que México aún no está en planes de ventas masivas.

Aunque en la ciudad de México y el estado de Aguascalientes se echó a andar un proyecto del Nissan Leaf en circulación en servicio de Taxi, como programa piloto, se trabaja con el gobierno federal y los estados para la instalación de centros de recarga eléctrica, así como con la Iniciativa Privada para que empresas del ramo brinden soporte a las unidades verdes.

En el Centro Histórico del Distrito Federal ya circulan 23 taxis de la marca, con dos estaciones de carga en el primer cuadro de la capital mexicana y al sur de la ciudad. Mientras que en Aguascalientes comenzaron a circular 50 unidades eléctricas.

En el marco de la reunión del G-20 (las economías más industrializadas del mundo), el Grupo de Trabajo Verde (conformado por empresarios y líderes de las economías) se planteó la creación de una alianza público-privada para el desarrollo verde, puesto que se carecen de incentivos gubernamentales para adquirir estas unidades.

En Estados Unidos, un vehículo Leaf tiene un costo de unos 39,000 dólares (medio millón de pesos); sin embargo, los consumidores tienen incentivos de unos 10,000 dólares, esto reduce el costo a 29,000 dólares, que se suma al costo-beneficio del uso de electricidad en lugar de gasolina.

lgonzalez@eleconomista.com.mx