La industria automotriz ya trabaja con el gobierno federal para dar mayor valor agregado al sector, bajo la búsqueda de la creación de un fondo de recursos enfocado a proyectos de innovación y desarrollo, que incluya estímulos fiscales no sólo para la manufactura, sino para el capital humano; esto con la apuesta de rebasar la producción de tres millones de autos anualmente.

Así lo adelantó Eduardo Solís, presidente de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), quien estableció que para dar mayor competitividad al sector automotor mexicano se demanda mayor investigación, desarrollo de tecnología e innovación.

Que la industria escale en la cadena de valor. Hacer un programa para que entre de manera definitiva a la ingeniería de diseño, investigación y desarrollo.

México tiene una oportunidad enorme, pero habrá que regresar a los incentivos que sean efectivos como los estímulos fiscales , dijo Solís.

La industria negocia con la Secretaría de Economía y Hacienda para la creación del fondo de recursos para la promoción de inversión destinada específicamente a la industria automotriz, en un programa que denominan Proauto.

Uno de los ejemplos más claros de este tipo de programas es el de Brasil, que implementó un programa de incentivo a la innovación tecnológica y al refuerzo de la cadena productiva de vehículos (Innovar-Auto) que estimula principalmente a las empresas que inviertan en investigación y desarrollo para la producción de vehículos más seguros, que consuman menos combustible y que emitan menos gases contaminantes.

Tan sólo el año pasado le redujeron impuestos a un determinado nicho de la industria, puesto que los incentivos buscan principalmente generar más empleos e inversión en el país a partir de un sector como el automotor que genera 20% de la producción industrial en Brasil.

PRIMERA FUENTE DE DIVISAS

Eduardo Solís recordó que la industria automotriz es la principal generadora de divisas en el país, tan sólo en el 2012 se habrían rebasado los 35,000 millones de dólares, cuando en el 2009 (año de la crisis económica internacional) alcanzó a penas 15,000 millones de ingresos netos.

Su actividad exportadora la ha convertido en la principal generadora de divisas netas para México y contribuye con 23% del valor de las exportadoras manufactureras ; sin embargo, el reto que persigue la industria es atraer nuevos proyectos de inversión para una intensa competencia con países emergentes como Brasil, China, India y Rusia, apostó el dirigente.

Es por ello que la industria busca que la inversión en investigación y desarrollo sea 100% deducible y permita al sector competir en una cancha pareja con otras naciones que sí cuentan con incentivos.

[email protected]