La cercana desaparición del Instituto Nacional de la Infraestructura Física Educativa (Inifed) afectará directamente a unas 3,000 empresas del país, sobre todo pequeñas, que se han especializado en mejorar las escuelas, ofreciendo servicios garantizados, y se generará mayor incertidumbre en el sector. Por ello, es necesario que el Senado de la República evite que eso ocurra, aseguró Eduardo Ramírez.

El presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) manifestó su inconformidad, porque en los últimos cinco meses ofrecieron argumentos para evitar la liquidación del instituto y pedir que se investigara y sancionara a aquellas personas que pudieran haber participado en un acto de corrupción, pero no tuvieron éxito. La Cámara de Diputados aprobó un proyecto de decreto por el que se expide la Ley General de Educación y se abroga la Ley General de la Infraestructura Física Educativa (que permitió la creación del Inifed). La propuesta que plantea que la Secretaría de Educación Pública (SEP) absorberá las funciones de mejora de escuelas ya se turnó al Senado. “Sí, hay una molestia muy grande, porque se les explicó a los legisladores sobre la necesidad de que especialistas y empresas formales participen en la mejora de las escuelas, porque, si ahora todas las tareas estarán a cargo de un comité de padres y profesores, se abre la puerta para el sector informal y, con ello, eventuales riesgos por los resultados de los trabajos”, comentó.

El líder empresarial reconoció que, aún con el complicado escenario que enfrentan, hay esperanza de que los senados los escuchen y analicen el tema técnicamente, porque el instituto, si bien es susceptible de mejoras, debe continuar, porque no tiene color partidista y su futuro no debe definirse por el voto de una mayoría. Por lo pronto, la Presidencia de la CMIC envió una tarjeta informativa a sus representaciones en el país para establecer un diálogo directo con sus respectivos senadores.

[email protected]