Existe la posibilidad de que algunas operaciones se vean afectadas con las medidas para regularizar la entrada de dólares en efectivo al sistema bancario mexicano, advirtió el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP).

'La limitación de las operaciones cambiarias podría llevar a una disminución de la actividad económica, a la dolarización de algunas zonas geográficas, o a lo que más preocupa, la aparición de un mercado de divisas paralelo', advierte.

Para el organismo, las autoridades deben tener flexibilidad y disposición para llevar a cabo las modificaciones necesarias, aunque estas medidas rendirán resultados positivos en su objetivo en poco tiempo.

En su publicación semanal 'Análisis económico ejecutivo', expone que finalmente la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) dio a conocer la semana pasada las medidas para regularizar la entrada de dólares en efectivo al sistema bancario mexicano.

Estas tienen el objetivo de identificar y frenar las operaciones con recursos provenientes de actividades ilícitas que son el origen, según el Estudio Binacional de Bienes Ilícitos, de la entrada de entre 19,000 millones y 29,000 millones de dólares al país cada año.

'No hay duda de que cualquier medida como esta, que va en contra de actividades ilegales, debe ser bien recibida', estima el organismo de análisis del Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

En un inicio, reconoce, este tipo de acciones pueden no cumplir con el ciento por ciento de su cometido, por lo que es indispensable que todos los sectores productivos del país las apoyen y propongan los ajustes necesarios para adecuarlas a las condiciones diarias de la actividad económica del país.

'Aunque se estima que estas medidas rendirán resultados positivos en relativamente poco tiempo, también existe la posibilidad de que se vean afectadas algunas operaciones por la restricción que este entorno implica'.

Lo anterior, sobre todo en zonas donde el uso intensivo de dólares para el pago de bienes y servicios es común, como pueden ser la zona fronteriza o diversos centros turísticos.

De ahí la importancia de que estas medidas regulatorias sean revisadas cuando la comunidad empresarial de esas zonas lo considere necesario, para evitar que obstaculicen la buena marcha de los negocios, propone el organismo privado.

De acuerdo con la resolución de la SHCP, los cuentahabientes de las instituciones bancarias podrán realizar transacciones en efectivo hasta por 4,000 dólares al mes; para los no cuentahabientes residentes nacionales el límite es de 300 dólares diarios y 1,500 acumulados al mes.

En tanto, las personas físicas no cuentahabientes y extranjeros podrán cambiar dólares en efectivo a pesos hasta por mil 500 dólares al mes; en tanto que las personas morales podrán hacerlo sólo cuando operen en zonas turísticas y en la franja fronteriza norte, con un límite de siete mil dólares al mes.

apr