Aleatica (ex OHL México) informó la noche de este miércoles que suscribió una carta de intención con el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM) para venderle las acciones de su filial Administradora de Acciones de Toluca (AAToluca), representativas del 49% del capital social de Administradora Mexiquense del Aeropuerto Internacional de Toluca (AMAIT).

AMAIT es titular de la concesión para la administración, operación y explotación del Aeropuerto Internacional de Toluca (AIT), que fue considerado por el gobierno federal para integrar su Sistema Aeroportuario Metropolitano del Valle de México, junto con el aeropuerto de la Ciudad de México y el de Santa Lucía, como alternativa a la cancelación del aeropuerto de Texcoco.

En el 2006, el 49% de la terminal de Toluca le costó a la empresa, entonces llamada OHL México, 1,100 millones de pesos e implicaba una concesión de 50 años y le debieron inyectar 2,500 millones de pesos para acondicionar la pista existente (su capacidad instalada puede atender a ocho millones de pasajeros, sin embargo, en el último año fueron cerca de 700,000 usuarios).

La nueva transacción, se explicó en un comunicado, está sujeta, entre otras cosas, a un proceso de auditoría, a que las partes acuerden el precio de venta de las acciones y a la negociación, firma e implementación de los documentos definitivos necesarios para llevarla a cabo, incluyendo el correspondiente contrato de adquisición.

Además, se deberán obtener las autorizaciones corporativas, gubernamentales y de terceros que sean necesarias.

La anunciada compra

En noviembre del 2018, el ahora titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), Javier Jiménez Espriú, aseguró que evaluaban la posibilidad de retirar la inversión privada del aeropuerto Toluca (el gobierno del Estado de México cuenta con 26% y Aeropuertos y Servicios Aeroportuarios (ASA) el 25%, restante, para tener un control total de su sistema aeroportuario propuesto.

“Estamos analizando la forma de reconstituir la concesión para que sea una concesión del gobierno, en donde participe el gobierno federal y el gobierno del Estado de México. Se está viendo la cuestión legal en este momento”, refirió.

En respuesta, el director general de Aleatica, Sergio Hidalgo, comentó días después: “Yo sería poco sensible si en estos momentos, sin conocer los planes definitivos del gobierno, presento la posibilidad de una venta. Vamos a esperar a que se asienten las cosas y que se tomen las definiciones que debe tomar la nueva administración”.

Sin embargo, dijo entonces, que desde hace varios años algunos grupos aeroportuarios estaban interesados en comprar su participación accionaria en la terminal aérea de Toluca, sin que se concretara ningún acuerdo.

Y aseguró que para la firma esa terminal no había sido rentable: “No hemos perdido dinero, pero tampoco hemos dado dividendos”.

De acuerdo con fuentes del mercado, las negociaciones con el gobierno federal tardarían, por lo menos un año, sin embargo, luego de nueves meses ya se hace público el interés de las partes en la operación.

“La firma de esta carta de intención refleja el interés mutuo de Aleatica, el Gobierno Federal y el Gobierno del Estado de México, para llegar a acuerdos constructivos, que consideren los objetivos de las autoridades y los accionistas de la empresa”, se informó la noche del miércoles 14 de agosto.