Distinguido como uno de los balances comerciales de mercancía más desequilibrados del mundo, México registró un déficit de 51,215 millones de dólares con China en el 2012, un aumento interanual de 10.7%, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

El saldo desfavorable con China se incrementó 125% en los últimos seis años, mientras la relación bilateral en este campo ha estado marcada por denuncias del gobierno federal y sectores empresariales contra prácticas desleales chinas, como dumping y subsidios prohibidos.

También la asimetría de esos flujos ocurre cuando justo en el 2012 China se convirtió en la primera potencia comercial del planeta, al sumar importaciones y exportaciones por 3 billones 870,000 millones de dólares, desplazando a Estados Unidos, con 3 billones 820,000 millones.

China lideró las exportaciones mundiales desde el 2009, mientras que Estados Unidos sigue siendo el mayor importador, pero no por mucho margen (1.8 contra 2.2 billones de dólares, respectivamente).

A pesar de la revaluación del yuan, la tendencia en el comercio bilateral de México con China no cambiará mucho en los próximos años y será así hasta que no se incremente la competitividad de la economía mexicana , opinó Arnulfo Gómez, investigador de la Universidad Anáhuac.

En el intercambio bilateral de 2012, las exportaciones mexicanas presentaron una caída de 4.1%, para ubicarse en 5,721 millones de dólares, al tiempo que las exportaciones chinas escalaron 9%, a 56,936 millones de dólares.

Las estadísticas del gobierno de China al cierre del año pasado son muy diferentes a las del INEGI, aunque similares en tendencia: en el comercio de productos entre los dos países, las exportaciones mexicanas fueron por 9,171 millones de dólares, una baja interanual de 2.2%, y las exportaciones chinas sumaron 27,521 millones de dólares, un aumento de 14.8 por ciento.

México es la economía número 11 en términos de producto medido en paridad de compra; es el exportador 15 en manufacturas y 44 en servicios, y ocupa el lugar 58 en competitividad y el 79 en innovación; se trata de brechas llamativas que hay que atender , dijo Osvaldo Rosales, director de la División de Comercio Internacional e Integración de la Cepal.

[email protected]