El T-MEC establece que después de 7 años el planchón para fabricar autos debe provenir de la región de Norteamérica.

La industria automotriz de México reconoció que las modificaciones de los últimos días al Tratado entre México, Estados Unidos, Canadá (T-MEC) metieron mayor presión a la industria del acero para poder cumplir con 70% de contenido regional en un lapso de siete años; aunque, si no se logra, habría una ventana de oportunidad en los próximos cinco años para solicitar una extensión en el periodo.

Eduardo Solís, presidente de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), explicó que la nueva regla de origen se endurece respecto al planteamiento previamente pactado, pues en esencia el planchón (insumo para fabricar vehículos) tiene que ser de la región—que hasta ahora puede ser importado desde cualquier parte del mundo, porque México no lo fabrica—, lo que será un reto.

Indicó que la industria acerera tendrá que hacer esfuerzos para atraer inversiones y fabricar este insumo, que proveerá al sector automotor mexicano y con ello alcanzar un contenido regional de 70% en los próximos siete años, como se estipuló en el protocolo modificatorio del T-MEC.

La nueva regla de origen exigida para la industria siderúrgica modifica la forma de cumplir con el contenido regional en la regla que conforma la manufactura de un vehículo en la zona de Norteamérica (que contempla a México, Estados Unidos y Canadá), puesto que no se obligaba que el planchón fuera de la región (esto es que el hierro sea fundido en cualquiera de esos tres países para convertirlo en planchón y posteriormente se convierta en láminas utilizadas por las automotrices).

Eduardo Solís mencionó que las modificaciones para la industria automotriz son que el “aluminio queda como estaba, pero el acero tiene un cambio por una regla de origen, que de la original pactada en el T-MEC habrá un cambio a los siete años, y ese cambio es que el planchón de acero tiene que ser de la región después de estos siete años”.

En un principio, entrará la regla y 70% tendrá que ser de la región, dijo, pero el planchón puede ser de fuera como está en la regla del TLCAN y la originalmente pactada en el T-MEC, pero ahora después de siete años tendrá que ser de la región e implicará unas importantes inversiones de acereras en México y Norteamérica, refirió.

Lo anterior significa que para las armadoras europeas (entre ellas BMW, Audi, Mercedes Benz) y asiáticas (KIA, Mazda, Toyota, Hyundai) les resultará más complicado alcanzar la regla de 70% de origen regional en el planchón de acero, pues actualmente lo importa desde Brasil o Asia.

El presidente de la AMIA dijo que el hecho de que el planchón sea de México hará que la regla se cumpla, pero el acero deberá ser de la región, pero después de siete años y ése es un gran reto.

“Es un tema que habrá que ver con los acereros, porque la industria automotriz no fabricamos planchón”.

Por ello, Solís recordó que el T-MEC tiene una cláusula de revisión a los seis años, que entra a revisión todo el acuerdo y hay que revisar un año antes por los trabajos técnicos y se verá si cumple con la disponibilidad del planchón para solicitar una extensión”.

[email protected]