El ahorro proveniente del programa de austeridad anunciado por las autoridades federales para el 2013, debería canalizarse fundamentalmente al fondo para la inversión, el cual generaría empresas y empleos, y en menor medida fondear los programas sociales, consideró el sector industrial.

De acuerdo con un sondeo de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), cerca del 74% de los industriales consultados considera que tales recursos podrían favorecer la generación de empleos y el fortalecimiento del mercado interno, justo en el momento en el que se anticipa un crecimiento menor de la economía mexicana.

Ese mismo universo de encuestados asegura que el Pacto por México puede y debe convertirse en la plataforma para el debate e impulso de las reformas energética y hacendaria, cuya contribución al desarrollo del país será decisiva, por su efecto sobre el costo-país.

La concertación de compromisos entre el Ejecutivo y las principales fuerzas políticas del país, favorecerá el análisis y aprobación de importantes reformas para la modernización y competitividad , refiere la encuesta aplicada en el marco del Consejo Directivo de la Concamin.

En opinión de poco más de las tres cuartas partes de los participantes, los 95 compromisos del Pacto por México atienden los asuntos que permitirán responder a los desafíos económicos, políticos y sociales que condicionan el desarrollo del país en el corto y mediano plazo, expresan los directivos de los industriales.

Al ser cuestionados sobre las decisiones tomadas por el Ejecutivo en materia económica, el 47% de los industriales afirmó que mejorará la confianza para la operación de las empresas en el año que está por iniciar.

Sin embargo, el otro 44% considera que lo realizado apunta en la dirección correcta, pero hace falta la implementación clara de una política industrial de largo plazo. Mientras que el 7.9% no respondió.

Respecto al manejo que debe darse al subsidio a las gasolinas, la mayor parte de los empresarios consultados apoya la disminución de dicho subsidio. No obstante, poco más de la tercera parte no comparte dicha opinión.

[email protected]