Las opiniones de las personas comunes y corrientes con la de los directores ejecutivos de las compañías (Chief Executive Officer, CEO por sus siglas en inglés), son más similares de lo que podríamos imaginar, según una encuesta realizada por PwC.

El término CEO equivale al director ejecutivo de la compañía, es decir, el máximo responsable de la gestión y la dirección administrativa de una compañía.

NOTICIA: Apetito para invertir no cesará en el 2017: CEOs

La 20ª encuesta a CEO de la consultora británica PwC incluyó en la encuesta de este año las opiniones del público, sobre temas como el crecimiento, el empleo y las tecnologías. La muestra incluyó a 5,351 miembros del público, en 22 países y realizaron las mismas preguntas que a los 1,379 CEO que encuestaron.

Los CEO y los ciudadanos experimentaron un 2016 complicado, sin embargo el público era más optimista que los líderes empresariales sobre todo en las perspectivas económicas de su país. Más de un tercio (34%) de las personas consideró que su economía nacional mejoraría en el próximo año, en comparación con el 29% de los CEO.

Por otro lado, Suzanne Snowden, directora de la Encuesta Anual Global CEO de PwC y Director Global en la misma organización, escribió un análisis de los resultados de la encuesta en el que sostiene que la mayor parte del público y los CEO llegaron a conclusiones similares en algunas áreas clave, sin darse cuenta.

Ambos grupos creen que la tecnología tendrá un gran impacto en la fuerza laboral, ya que el 79% del público entrevistado y el 80% de los CEO esperan pérdidas de empleo como resultado del mayor uso de la automatización y la tecnología. Esta cuestión será más urgente a medida que las nuevas tecnologías continúen evolucionando y amenazan con interrumpir tanto los modelos comerciales como los sistemas impositivos.

NOTICIA: ¿Cuál es la brecha salarial entre CEO y empleados?

Además, junto con los CEO, el público piensa que la mayor amenaza para confiar en los negocios de hoy es la privacidad y la ética de los datos. Según Snowden, los CEO estaban más preocupados por esto debido a los recientes ataques cibernéticos y las violaciones de seguridad de las bases de datos.

Snowden reveló en su análisis que otra área en la que el público está de acuerdo con los CEO fue la de los beneficios y los inconvenientes de la globalización. Ambos grupos encuestados coincidieron en que la globalización ha ayudado a facilitar el comercio y permitir la conectividad universal.

En cuanto a las desventajas, ambos consideraron que la globalización "no" ayudó a cerrar la brecha entre ricos y pobres. En cuanto al papel del "mercado" como agente que ayuda a contrarrestar los riesgos del cambio climático y los escasos recursos, casi una cuarta parte del público y más de un cuarto de los CEO coincidieron en que la globalización no había hecho nada para ayudar a este respecto.

Las generaciones actuales están mucho más educadas que antes. En el pasado sólo las élites tenían acceso a cierto tipo de información. Hoy los jóvenes tienen mejor posibilidades de acceso. La proyección sugiere que para el año 2100, se habrá más de 7 mil millones de mentes que habrán recibido al menos educación secundaria, según el investigador de la Universidad de Oxford, el Dr. Max Roser, en un estudio publicado en Our World In Data.

Gracias al acceso a la educación y a la información hoy el público en general tiene acceso a reportes como el que divulgó este año la organización no gubernamental Oxfam, en la que se revela que ocho personas del mundo, son dueñas en total de casi la mitad de la riqueza del planeta y 62 súper millonarios tienen la misma cantidad de dinero reunido que la mitad más pobre del planeta, unos 3.5 miles de millones de personas.

NOTICIA: ¿Por qué este CEO vale casi 1,000 mdd, pero vive en un trailer park?

La enorme brecha existente entre ricos y pobres y sugirió que la diferencia es mayor que nunca, tras incorporar nuevas cifras de China e India que indican que la mitad más pobre del mundo posee menos de lo que se había calculado. Ambos grupos encuestados por PwC mostraron inquietudes al respecto.

Pese a que la población pueda tener más en común con los CEO actualmente, eso no significa que todos estén destinados a convertirse en directores ejecutivos. Sin importar qué tanto avance exista, mientras no exista la igualdad de oportunidades en los sistemas sociales,no habrá movilidad social.

Según el Informe de movilidad social en México 2013 del Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY), la movilidad social permite analizar las opciones que tienen los miembros de una sociedad para cambiar su nivel socioeconómico, y en específico, para identificar la facilidad con la que dichos miembros pueden moverse a lo largo de la estructura socioeconómica.

Para que esto suceda, el Estado, cualquiera que sea, debe establecer las condiciones para que los individuos puedan tener posibilidad de escalar por méritos propios su nivel socioeconómico. Para ello, se debe garantizar la igualdad de oportunidades y el ambiente de competencia es una condición necesaria para que la posición de las personas en la distribución socioeconómica sea resultado de un proceso competitivo, y no esté supeditado al origen del individuo. Sin embargo la sociedad también debe de actuar en consecuencia a la meta y supone hacer los esfuerzos necesarios para lograrlo.