Primero fue AT&T, luego Televisa y ahora Telefónica Movistar la que ofrece a sus usuarios un servicio de Internet en casa con una tecnología completamente inalámbrica.

La firma española lanzó el piloto en Toluca, Tijuana, San Luis Potosí, Saltillo, Reynosa, Monterrey, Mexicali, Matamoros, León, Guadalajara, Aguascalientes, Querétaro, Morelia, Valle de México, Ensenada, Celaya, Irapuato, Cuernavaca, Chihuahua, Pachuca, Hermosillo, Culiacán, Mérida, Puebla, Tlaxcala, Laguna y Ciudad Juárez.

El servicio tiene un costo de 399 mensuales sin plan forzoso. El costo del módem es de 999 pesos y la oferta de velocidad es de 10 Mbps con un límite de 60 GB para navegar.

En el caso del Blue Telecom, de Televisa, el servicio está disponible a nivel nacional en dos velocidades de descarga: 5 Mbps por 225 pesos al mes y 10 Mbps por 375 pesos al mes, con un costo único de contratación de sólo 849 pesos.

Mientras que en AT&T Internet en casa, el usuario debe adquirir el módem, cuyo precio es de 1,200 pesos, los cuales puede pagar de contado o en mensualidades. Mientras que el costo el servicio por cinco megas de velocidad es de 200 pesos al mes y de 10 megas a 350 pesos.

Jesús Romo, analista de Telconomia comentó que, “esta diversificación de soluciones de última milla puede mejorar el panorama de competencia en el servicio de banda ancha, pero debe considerarse que hay ventajas que tienen algunos proveedores cableados, como el empaquetamiento con otros servicios, dar opciones de entretenimiento OTT o incluso prestaciones informáticas, como licencias de antivirus y almacenamiento”.

“Los servicios fijos inalámbricos al utilizar la red móvil 4G LTE de los operadores comparten algunos de los elementos que pueden afectar la calidad percibida, como el grado de saturación de la red que se comparte con otros usuarios móviles vía conexiones como smartphones. Sin embargo, al final la red móvil como habilitadora de Internet residencial fijo-inalámbrico es uno de los casos de uso que se espera ver en redes 5G”, dijo.

Romo dijo que, es posible que haya zonas residenciales nuevas en donde estas opciones podrían ser las únicas disponibles en tanto los operadores de red fija no garanticen llegada a estas residencias.

De acuerdo con la consultoría The Competitive Intelligence Unit, al tercer trimestre del 2017, el Internet de banda ancha fija registró una penetración de 50.9% entre los hogares mexicanos, un nivel menor en comparación con Estados Unidos con una tasa de 84.5%, y Canadá, 94.9 por ciento.

cjescalona@eleconomista.com.mx