La agenda por una política industrial en México no será una receta más de cocina, de modo que los industriales ya delinearon el ataque por distintos flancos, que van desde las obligaciones que le atañen al Ejecutivo como al Legislativo y los empresarios. Inclusive acudirán a organismos internacionales para impulsar el crecimiento económico, pero en especial dieron vida a su sistema monitoreo.

De entrada, la Concamin se adelantó y, desde las campañas presidenciales, comprometió a Enrique Peña Nieto, candidato virtualmente ganador de la contienda del 1 de julio –al igual que lo hizo con Josefina Vázquez, candidata panista- para incluir las propuestas de los industriales en su agenda de trabajo para el ?próximo sexenio.

También, los industriales precisaron que cabildearán de la mano con el nuevo Congreso para sacar reformas prioritarias, como la energética, fiscal, laboral y otras que incluyan y beneficien a la planta productiva nacional.

En paralelo, la Concamin trabajará con la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos para recibir asesoría y que coordine políticas encaminadas al desarrollo de la industria. De hecho, ya firmó un convenio en materia de innovación ?y ciencia.

La propuesta plantea la creación de un sistema de monitoreo, bajo la designación de grupos en temas específicos, comandado por su Mesa Directiva y las comisiones por sectores.

El monitoreo operativo refleja el seguimiento y el estatus del día a día de las acciones, cuál ha sido el desarrollo de las mismas y cómo marchan los procesos de negociación con los actores gubernamentales que son claves para la consecución de estas metas , establece el documento de política industrial.