Para poder concretar la reforma energética, es necesario que antes del 19 de abril el Congreso de la Unión apruebe las leyes secundarias que van a permitir la participación del sector privado en el sector petrolero y eléctrico, así como la creación de dos empresas productivas de Estado: Petróleos Mexicanos (Pemex) y la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Por lo pronto, se espera que el Poder Ejecutivo presente en las próximas semanas su propuesta de paquete de leyes secundarias, mientras los partidos trabajan las propias.

Juan Bueno, secretario de la Comisión de Energía de la Cámara de Diputados, informó que dentro del PAN ya se han encendido las alertas porque consideran que el PRI y el gobierno podrían cerrar la naciente apertura y competencia del sector energético en las leyes secundarias.

En las últimas semanas se han dado a conocer varias posiciones de funcionarios públicos en relación a querer que todo se haga, de nuevo, por medio de Pemex y de la CFE, y el asunto es que no debe ser así: la reforma constitucional se hizo para abrir el sector a la competencia y lograr una mayor eficiencia, competitividad y transparencia , dijo.

El PAN, por su parte, está trabajando desde diciembre en sus propias iniciativas y esperan poder presentar su propia propuesta de reforma en un mes a más tardar.

Fluvio Ruiz, consejero profesional de Pemex, afirmó que con las leyes secundarias lo que se está jugando es la seguridad energética nacional de los próximos 30 años, en el caso específico del sector petrolero, tanto el papel de Pemex como ente económico en el mediano y largo plazos como la competitividad en el mercado de hidrocarburos y la transformación industrial de la entidad.

Añadió que las leyes secundarias deben garantizar condiciones equitativas en materia fiscal, presupuestal, financiera, administrativa, ambiental y tecnológica para Pemex frente a las empresas que vayan a llegar a México.

[email protected]